“Ya dejen de joder”, clama la vicepresidenta de Nicaragua a los opositores

Managua | EFE.-

La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, pidió este jueves a los opositores a que “dejen de joder” y advirtió que “con la paz no se juega”, en el marco de las manifestaciones antigubernamentales que estallaron en abril de 2018 y que han dejado cientos de muertos y decenas de miles en el exilio.

“Ya dejen de joder, por favor. Con la paz no se juega”, señaló Murillo, esposa del presidente del país, Daniel Ortega, a través de medios oficiales.

“Por favor, escuchen, con la paz no se juega. Ya dejen de joder, ya dejen de joder, déjenos en paz”, continuó.

Murillo se refirió a un piquete que la oposición realizó hoy en las afueras de un céntrico hotel de Managua, que dejó un saldo de al menos ocho golpeados: cuatro manifestantes y cuatro periodistas que daban cobertura.

Según la vicepresidenta, los opositores “no merecen ser considerados nicaragüenses, porque ni piensan ni actúan como nicaragüenses”.

“Ya dejen de joder, agrios, agresivos y explosivos, escuchen impresentables criaturas”, cargó la dignataria, que tildó a los referentes de la oposición como “innobles caballeros que insultan a un trabajador”.

Aunque no lo mencionó por su nombre, Murillo se refería al director ejecutivo de la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, Juan Sebastián Chamorro, quien recibió un puñetazo en su rostro lanzado por un policía durante el piquete y quien llamó “miserable” a un vendedor ambulante que presuntamente golpeó con un tubo a una anciana que protestaba contra el Gobierno de Ortega.

Murillo acusó a ese tipo de opositores de ser particularmente arrogantes, de creerse superiores, y que “además de cobardes, son vendepatrias” y tienen un carácter agrio, agresivo y explosivo, y de querer ver a sus semejantes “desde arriba”.

“¿Cuál arriba?, ¿cuál abajo?. Son personajes abominables y despreciables”, agregó.

Les recomendó ver películas y dejar de vivir “furiosos, porque hay una furia interior, vomitan fuego y se ven tan ridículos esos personajes en Nicaragua, pero ni figuran tiene, porque ni dragones son”.

No es la primera vez que la esposa de Ortega se refiere de forma despectiva a los opositores desde que estalló la crisis.

Entre otros, Murillo ha llamado a los detractores del Gobierno de “plagas”, “vandálicos”, “delincuentes”, “terroristas” y “golpistas”.