Lo Último

Voluntad política y responsabilidad por Nicaragua

AmCham.-

Hoy los y las nicaragüenses atravesamos la peor crisis política, social y económica de las últimas décadas. Una crisis, resultado de masivas violaciones a derechos humanos por parte del Estado de Nicaragua y falta de institucionalidad.

La Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham) cree en la libre empresa, en las libertades civiles y el respeto a los derechos humanos. Condenamos la represión, asedio, persecución y encarcelamientos que han ocurrido tan recientemente como el fin de semana recién pasado.  Estas lamentables acciones, las amenazas y señalamientos vertidos por parte del gobierno crean incertidumbre y restringen la capacidad de las empresas y la ciudadanía para para vivir en paz y bienestar, en democracia con justicia y prosperidad.

En su proclama titulada “Nicaragua es la patria de todos”, el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) subraya la necesidad de restablecer el Diálogo Nacional y el cese de la represión estatal en Nicaragua. Necesidad que hacemos nuestra y que suscribimos plenamente.

La responsabilidad del sector privado y de AmCham es promover el crecimiento económico sostenible. La responsabilidad del Estado es asegurar las condiciones para que las empresas y la ciudadanía ejerzan libremente sus derechos sociales y económicos. Ambos estamos llamados a asumir nuestras responsabilidades y procurar mediante el Diálogo Nacional una salida racional a la crisis. No es culpando y agrediendo a los demás que vamos a seguir adelante.

En Nicaragua, tal como lo señalan reportes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), el Estado ha violado los derechos humanos en lugar de garantizarlos, de acuerdo a la Constitución Política de la República.

La falta de gobernabilidad constituye el principal obstáculo a la estabilidad social, económica y la justicia en Nicaragua. El Diálogo Nacional, mediado por la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), es la única salida pacífica a la crisis. Es ahí donde podremos alcanzar acuerdos que garanticen la gobernabilidad del país. Postergar el diálogo, causará más muertes y daños irreparables a nuestro país. La voluntad política del Estado es fundamental para lograr la estabilidad social y económica deseada por todos los nicaragüenses.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: