Un estudio abre la puerta al diagnóstico precoz del ébola antes de la fiebre

La investigación fue realizada sobre doce monos expuestos al virus, entre los que se percibió un patrón común en las respuestas inmunológicas dadas por los que cayeron infectados. EFE/Archivo

Washington | EFE.-

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Boston ha detectado los primeros indicios de que es posible elaborar un diagnóstico temprano del ébola, incluso antes de los primeros síntomas, informó hoy el medio especializado “Science Translational Medicine”.

El trabajo, basado en pruebas sobre monos infectados, concluyó que los animales presentaban reacciones a la enfermedad cuatro días antes de que apareciera el primer síntoma, las fiebres, lo que abre la puerta a hacer dictámenes precoces con el consecuente tratamiento temprano.

La investigación fue realizada sobre doce monos expuestos al virus, entre los que se percibió un patrón común en las respuestas inmunológicas dadas por los que cayeron infectados.

Esta réplica sucedió en todos los casos cuatro días antes de que se dieran las fiebres, según recogió la publicación sobre el estudio, en el que también participó el Instituto de Investigación Médica de la Armada de Estados Unidos.

Actualmente no existe ninguna forma de diagnosticar el ébola hasta que se dan los síntomas de fiebre, dolor de cabeza agudo y dolor muscular, lo que tiene lugar en algún momento entre los dos y los 21 días después de que la persona se haya visto expuesta.

Emily Speranza, una de las coautoras del trabajo, analizó la respuesta de los genes en estos animales y observó que en todos los afectados se producía una liberación de proteínas que activaba determinados genes.

Esto sucedió en todos los casos cuatro días antes de que los monos mostraran los primeros síntomas, sin importar cuánto tardaran estos en caer enfermos desde que fueran expuestos al virus.

Una vez conocido este comportamiento, la experta comparó estos resultados con los humanos, empleando las muestras de sangre tomadas de las víctimas de ébola de Guinea entre 2014 y 2016.

“Encontramos no solo que los mismos genes se activaban, sino que lo hacían de forma similar”, explicó Speranza, quien avanzó que ahora pueden buscar “el siguiente paso y empezar a construir la información en un ‘marcador biológico’ para la infección”.

Por su parte, John Connor, otro de los investigadores, subrayó que aún es necesario indagar más en la respuesta de los humanos y que estos comportamientos de los animales ya se habían estudiado con otras enfermedades infecciosas.

“Hemos mirado a las cosas más obvias, que es esta respuesta inmunitaria muy ruidosa; son las trompetas, y puede haber algunas pequeñas flautas sonando y que no podemos escuchar. Puede haber otras señales específicas que nos digan ‘oh, es ébola'”, aseguró Connor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: