Salvadoreño necesita perdón de gobernador de California para no ser deportado

Los Ángeles | EFEUSA.-

Grupos defensores de los inmigrantes hicieron un llamado urgente este miércoles al gobernador Gavin Newsom para que otorgue un perdón al salvadoreño José Segovia Benítez, un veterano de la Guerra de Irak que está a punto de ser deportado desde California.

Organizaciones como Veterans For Peace y Military Families Speak Out (MFSO) diseñaron una petición en línea para que el público se una a las acciones a favor del veterano que llegó a Estados Unidos cuando tenía tres años de edad.

“La deportación de José será una sentencia de cadena perpetua para él. Esta no es la forma en que Estados Unidos debería tratar a las personas que dieron todo por el país”, dijo a Efe Pat Alviso, coordinadora de MFSO.

La mayoría de recursos legales de Segovia Benítez, de 38 años, para detener su expulsión del país terminaron la semana pasada, cuando el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito reafirmó la deportación.

El veterano, que creció en la ciudad de Long Beach, terminó en manos de Inmigración en enero del 2018 después de pagar varios años de prisión por delitos graves que incluyen asalto con un arma mortal, posesión de narcóticos y lesiones corporales a un cónyuge, dijo a Efe Lori Haley, portavoz del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Alviso asegura que Segovia-Benítez ya pagó por sus errores y debería ser tratado por el Síndrome de Estrés Postraumático (PTSD), que sufre después de haber permanecido cinco años en las fuerzas armadas.

El inmigrante salvadoreño sirvió en el Cuerpo de Marines de 1999 a 2004, y formó parte de la Operación Libertad Iraquí.

Al retirarse de las fuerzas armadas, Segovia Benítez ya era cabo.

Sin embargo, el inmigrante, que era residente permanente, se supuestamente se refugió en el alcohol para superar el trauma causado por la guerra, aseguró a los medios la madre del inmigrante, Martha García.

García advierte que su hijo no tiene ningún familiar en El Salvador que lo pueda acoger.

Por su parte, Haley explicó a Efe que “los residentes permanentes condenados por múltiples delitos que involucran depravación moral son removibles independientemente de cuánto tiempo han estado en los Estados Unidos”.

Para Héctor Barajas, el primer veterano deportado que regresó a Estados Unidos y se convirtió en ciudadano, el peligro que corren estos veteranos en sus países de origen es “real”.

“Es muy difícil adaptarse a un país totalmente desconocido, estos veteranos defendieron a Estados Unidos por amor al país, y la deportación es algo muy doloroso y traumático”, considera.

Barajas, quién en abril de 2018 recibió un perdón por parte del entonces gobernador de California, Jerry Brown, subraya la importancia del apoyo del público para lograr el indulto, por lo que invitó a la comunidad a apoyar el pedido de Segovia Benítez y el de otros veteranos que ya fueron deportados.

“Parece casi imposible pero no hay que perder las esperanzas”, insistió.

Haley confirmó a Efe que Segovia Benítez aún se encuentra en EEUU.