Priorizando la Educación Técnica

Lic. José Adán Aguerri, Presidente del COSEP.

cawtv.net | Managua.-

Editorial del COSEP

Uno de los ejes que estamos impulsando en Agenda Cosep 2020 es el Sistema Educativo y Capital Humano, con especial énfasis en formación técnica.

Se estima que hoy tenemos alrededor de 203 mil estudiantes (61 por ciento son mujeres) en las 59 universidades públicas y privadas del país. Por otro lado, la edad promedio de la población nicaragüense es 28.3 años lo cual refleja que somos una población joven. La población entre 15 y 25 años se estima en 1.27 millones de personas. Solamente el 16 por ciento de los jóvenes en esos rangos tendría acceso a educación universitaria.

Lo anterior significa que una inmensa mayoría de nuestra juventud no tiene ese acceso y esto se observa claramente en el nivel educativo de las personas que trabajan en las empresas, en donde alrededor del 12 por ciento lograron alcanzar un título universitario.

Partiendo de esas dos realidades, una población joven y sin acceso a educación universitaria, hace imprescindible priorizar la educación técnica como una opción para los jóvenes que están laborando y que no han logrado estudiar una carrera universitaria, así como para los que no logran todavía insertarse en el mundo laboral.

Pero también la educación técnica se convierte en una opción para aquellas personas que están viendo afectado su trabajo por los avances tecnológicos.

Es por ello que en COSEP, desde la elaboración de la Encuesta de Empresas Sostenibles 2015, hemos estado trabajando en la promoción y fortalecimiento de la educación técnica.

Hoy sabemos que existe una oferta limitada de trabajadores con capacidades técnicas en diferentes ocupaciones.

La Educación Técnica ha recibido una prioridad relativamente baja. Se requieren mecanismos más eficientes para vincular oferta y demanda.

La Encuesta también analizó los niveles de satisfacción de las empresas con respecto a la oferta de egresados del sistema educativo resultando que cerca de un cuarto de las empresas consideran insuficiente la oferta de capacitación técnica del Inatec. Asimismo, un 43 por ciento de las empresas indican tener dificultades para encontrar entrenamiento adecuado para adoptar tecnologías.

Tanto Inatec como los centros técnicos privados y las universidades deben jugar un papel más beligerante y mejor enfocado en el fortalecimiento de la formación técnica.

La oferta de educación técnica necesita dirigir más esfuerzos hacia nuevas y dinámicas demandas sectoriales tales como energías renovables, agro industrialización, logística y transporte, mejora ambiental, así como en carreras tecnológicas como la electrónica, la mecánica industrial y la informática.

Según estadísticas ofrecidas por Inatec existen en el país alrededor de 300 centros técnicos públicos y privados. De estos, un total de 44 son parte de Inatec. Por cada centro en Inatec hay siete privados. ¿Cuál es su nivel de eficiencia?

Cabe señalar que no se cuenta con cifras ciertas sobre la cantidad de jóvenes que están estudiando carreras técnicas en estos centros. Tampoco contamos con la información completa sobre los cursos que se ofertan.

Decía William Thomson Kelvin, físico y matemático británico: “Lo que no se define no se puede medir. Lo que no se mide, no se puede mejorar”.

En COSEP estamos dedicados a este esfuerzo. Con el programa Aprendo y Emprendo de USAID estamos trabajando en el desarrollo de un sistema de información abierto en línea de la oferta de educación técnica y de capacitación existente, que incluye a centros técnicos públicos y privados. En noviembre 2017 iniciamos con la recopilación de la información y a la fecha tenemos 143 centros en nuestra base de datos.

También estamos trabajando, en conjunto con Funides, un estudio que está levantando la demanda laboral y necesidades de formación para los sectores de Energía, Azúcar, Palma Africana y Textil-confección (Zona Franca).

Tenemos que alinear la oferta técnica existente con la demanda que están requiriendo las empresas. De nada sirve tener 100, 200 o 300 centros técnicos si no están produciendo lo que se está requiriendo en el mercado.

En este contexto es importante señalar otros esfuerzos que se están desarrollando como la creación de la Fundación Red Nicaragüense para la Educación Técnica (RENET), en la cual se están involucrando actores gremiales empresariales y académicos para articular esfuerzos que promuevan este objetivo.

Un punto y aparte positivo es la formación del centro de estudios técnicos para trabajadores del sector azucarero para brindarles herramientas técnicas a aquellos trabajadores que están siendo desplazados por la mecanización.

Son pasos importantes en dirección a la priorización que tiene que tener la educación técnica en el país. Deben de venir y debemos trabajar en pasos mejor articulados en esa dirección.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: