Priorizando la construcción de más viviendas sociales

Lic. José Adán Aguerri, Presidente del COSEP.

cawtv.net | Managua.-

Editorial del COSEP

A propósito de una entrevista reciente sobre el desarrollo urbanístico del país, me tocó hacer un recuento sobre el trabajo que hemos hecho en COSEP y Cadur no solo durante el año 2017 sino durante los últimos nueve años, período en donde hemos priorizado el tema de la construcción de las viviendas de interés social en lo particular y la construcción de todo tipo de viviendas en lo general.

Cuando hablamos de la construcción de viviendas, es importante reconocer que además de responder a una sentida demanda social tiene efectos multiplicadores sobre la generación de empleos e ingresos.

Aunque no es la primera vez que escribo sobre el sector, su dinámica y resultados me motivaron a actualizar el trabajo que venimos haciendo y que esperamos en base a la estrategia compartida con los distintos actores del sector.

De hecho, a inicios de este año, nos reunimos los representantes de COSEP, Cadur, Asobanp y las autoridades de gobierno para hacer una evaluación del sector vivienda en el año 2016 y determinar que acciones desarrollar en el año 2017 para seguir impulsando al sector.

Pudimos constatar que, para finales del 2016, la cartera hipotecaria alcanzó los 647 millones de dólares, lo que representó un crecimiento del 12% versus el año 2015 y 97% versus el año 2008.

Sobre este total, las cifras indican que más del 50% del porcentaje del saldo total de la cartera hipotecaria y más del 85% de las casas financiadas son para viviendas menores a los 50 mil dólares.

Lo anterior refleja claramente los importantes avances logrados desde la promulgación de la Ley 677 en el año 2009, cuyo principal objetivo era promover la construcción y acceso a la vivienda de interés social para beneficio de la familia nicaragüense que hasta esa fecha era marginada de esta posibilidad.

Sin embargo, a pesar de estos resultados, sabíamos que no nos podemos dormir sobre nuestros laureles, y es por ello por lo que como resultado de ese encuentro de enero establecimos una serie de objetivos que hemos venido implementado gradualmente a lo largo del año.

Con relación al sistema financiero, entre otros acuerdos, se liberaron recursos para promover la cartera para viviendas a través de la reducción del encaje legal. Esta medida apunta a estimular a que los bancos concentren más recursos en el crédito hipotecario que en otros tipos de créditos menos riesgosos.

Sin embargo, un asterisco importante con el sistema bancario es el problema de recuperación de hipotecas en aquellos casos en donde el cliente no pudo cumplir con su obligación. En este sentido, se procedió a establecer el débito automático en nómina para el pago de los préstamos de vivienda para reducir el riesgo en este tipo de créditos.

No obstante, los acuerdos más importantes se dieron alrededor de aumentar tanto el techo del subsidio de las viviendas como el segmento de ingresos, de hasta 7 salarios mínimos de la construcción, para la población que ahora puede acceder a estos beneficios. Se estima un incremento de la población meta beneficiada de al menos 20%.

Se incrementó el techo para acceder al subsidio de vivienda de interés social unifamiliar con precio por vivienda de 32 mil a 40 mil dólares.

Además, para responder al problema de la densificación de la vivienda, que es uno de los problemas más importantes de infraestructura de la capital, se incorporó el subsidio a las viviendas de interés social multifamiliares con precios de hasta 50 mil dólares. El objetivo es estimular las construcciones de edificios de viviendas de hasta cuatro pisos.

También se logró mantener el subsidio directo de 2 mil dólares para la prima, el que se amplió de 23 mil hasta un techo de 30 mil dólares. Asimismo, se mantuvieron y ampliaron los subsidios y tasas de interés preferenciales, así como la exoneración de gastos de inscripción ante el Registro Público de la Propiedad.

Aunque hay otros avances, incluyendo en temas de facilitación, me quiero referir por último al acuerdo de Cadur, ya en implementación, de proponer una política en el 2018 para establecer el Fondo de Hipoteca Asegurada para facilitar el crédito y hacer bancarizables a muchos nicaragüenses que hoy no lo son por estar en la informalidad.

El compromiso de COSEP, Cadur, Asobanp, de nuestras organizaciones para seguir favoreciendo a las familias nicaragüenses con el acceso y construcción de más viviendas sigue firme tal como lo hemos hecho desde el año 2009.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: