Político salvadoreño ligado a las pandillas dice que no confía en el fiscal general

San Salvador | EFE.-

El expresidente de la Asamblea Legislativa de El Salvador y diputado opositor Norman Quijano, señalado de negociar con pandillas días antes de las elecciones presidenciales de 2014, aseguró este martes que “no confía” en el fiscal general, Raúl Melara, por lo que no está dispuesto a que se le retire su inmunidad constitucional.

“No permitiré un desafuero (retiro de inmunidad constitucional) porque no tengo plena confianza en la justicia de este país (…) no confío, lo digo con toda claridad, no confío en el fiscal general de la República”, dijo Quijano a periodistas.

El político señaló que presentará una solicitud para que se realice un antejuicio en el Congreso, pero sin que se le retire la inmunidad constitucional.

“Voy a pedir que la comisión (del Congreso) encargada que emita un dictamen que reúna las condiciones para poder asistir al pleno (legislativo) y ser sometido a un antejuicio”, indicó.

El político apuntó que presentará la solicitud para demostrar su inocencia y aseguró que el fiscal Melara “se está prestando a esta conjura decida por Casa Presidencial”.

“Yo soy inocente y lo voy a reiterar, y por eso voy a ir al pleno a defenderme”, reiteró.

Añadió que no le tiene “temor” a un antejuicio y subrayó que nunca asistió a una reunión con pandillas.

“Tengo mi conciencia tranquila porque yo asistí a una reunión de pastores (evangélicos) y no dije absolutamente nada que estuviera al margen de la ley. Nunca ofrecí nada a ninguna pandilla”, agregó.

La Fiscalía General de la República (FGR) presentó, el pasado 27 de enero, una solicitud al Congreso para desaforar a Quijano, diputado de la opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena).

Durante un juicio en el que fueron condenados más de 300 miembros de la pandilla Mara Salvatrucha (MS13) en 2019, un testigo identificado únicamente como “Noé” señaló que Quijano negoció dinero a cambio de votos en los referidos comicios, en los que compitió como candidato de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena, de derecha).

Otro de los políticos salvadoreños salpicados por las supuestas negociaciones de dinero a las pandillas es el actual alcalde de San Salvador Ernesto Muyshondt, también de Arena y a quien “Noé” atribuyó la entrega de 69.000 dólares en 2015.

Muyshondt, vinculado a los pactos con pandillas desde 2016 por publicaciones periodísticas, asegura que no entregó dinero a las estructuras criminales y apuntó que está dispuesto a colaborar con la Fiscalía en las investigaciones.

“Noé” también declaró que el partido izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) entregó más de 200.000 dólares para que los miembros de las pandillas les dieran sus votos en 2014, cuando ganó su segunda presidencia consecutiva.

A %d blogueros les gusta esto: