Periodista señalado como promotor de caravana migrantes se fue de Honduras

Bartolo Fuentes admitió haber dado asesoría a los migrantes, pero niega ser el “cabecilla” del movimiento ni tener motivaciones políticas para ayudar al grupo, ahora se dice que abandonó Honduras por miedo a ser enjuiciado. GETTY IMAGES / bbc.com

Tegucigalpa | EFE.-

El periodista hondureño Bartolo Fuentes, señalado como uno de los promotores de la caravana de unos 3.000 migrantes hondureños que según las Naciones Unidas salió el pasado día 13 hacia EE.UU. desde San Pedro Sula, norte de Honduras, informó hoy que abandonó su país por temor a ser enjuiciado.

“Estoy en El Salvador, me vine ayer, pero no pienso pedir asilo, ni quedarme definitivamente en este país, será temporalmente”, dijo Fuentes a Efe en comunicación telefónica.

Agregó que dejó una “carta poder” para que dos abogados procedan contra quienes lo señalan como uno de los que incitó a los miles de hondureños que salieron en la primera caravana el 13 de octubre hacia Estados Unidos, que ahora están cruzando territorio mexicano.

En un mensaje en redes sociales, Fuentes indicó que salió el martes de Honduras hacia El Salvador por la Aduana de El Amatillo.

Añadió que cuando hizo los trámites migratorios en El Amatillo, punto fronterizo con El Salvador, le “atrasaron el trámite porque aparecía una alerta de salida en la computadora” y que “las dos acciones” le “parecen de intimidación y parte de la persecución” que denuncia hay en su contra en Honduras.

“Por orientaciones de los organismos de derechos humanos he decido abandonar temporalmente el país”, señaló Fuentes, quien además ha sido diputado ante el Parlamento hondureño por el Partido Libertad y Refundación (Libre), cuyo coordinador es el expresidente hondureño Manuel Zelaya, derrocado el 28 de junio de 2009.

Fuentes indicó que “según información extraoficial, el Gobierno (hondureño) ya entregó un expediente al Ministerio Público (copias de artículos periodísticos, publicaciones de redes sociales y declaraciones de funcionarios gubernamentales) y aceleradamente buscan la mínima excusa para librar un requerimiento fiscal y conseguir una orden de captura” en su contra.

“Sin pruebas y sin fundamento; pero quieren ponerme tras las rejas para mostrar al Gobierno de los Estados Unidos su ‘eficiencia en combatir la migración irregular’ que según ellos promuevo. Otro recurso propagandístico para las elecciones del 6 de noviembre en los Estados Unidos”, añade su mensaje.

Indicó además que ingresó a El Salvador haciendo todos los trámites legales y de manera personal, sin la intermediación de ningún organismo o personas del Gobierno salvadoreño.

“Me voy, pero sigo en la lucha a favor de los derechos de las personas y particularmente de los migrantes”, subrayó.

El comunicador expresó que quiere “que paren” la “campaña de odio” que lo “pone en riesgo” a él “y a las personas cercanas”.

Fuentes, quien el 15 de octubre fue detenido en Guatemala por haber ingresado a ese país de manera irregular, según las autoridades de ese país, fue deportado y ha reiterado que no es promotor de la caravana de migrantes ni traficante de personas.

Los migrantes de las dos caravanas que pretenden llegar a EE.UU. aducen que se van de su país por la falta de empleo y de seguridad.

Fuentes considera que el Gobierno hondureño quiere ver la caravana como una actividad de traficantes, pero para él es un éxodo masivo de población “huyendo de una realidad que ya no soportan”.

Según el Gobierno hondureño, la caravana, calificada como “movilización irregular”, fue “organizada y promovida a través de un movimiento político ideológico que tiene relación con intereses radicales y crimen organizado”.

La canciller hondureña, María Dolores Agüero, dijo el día 18 que con la movilización, de “forma inhumana” los inmigrantes fueron “expuestos a una ruta de dolor y muerte con fines eminentemente políticos y hasta criminales”, con el fin de “desestabilizar políticamente al país”.

De ese “movimiento ideológico”, el único señalado con nombre y apellido por Agüero es Bartolo Fuentes.

La canciller también dijo que con la primera caravana “se violentó la ley y se desafiaron a las autoridades de Policía y migratorias de Honduras y Guatemala, llevando en primera línea a niños y niñas en condiciones especiales, adolescentes, mujeres embarazadas y adultos mayores”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: