Paraguay y Brasil ponen en marcha la construcción del puente “bioceánico”

Paraguay y Brasil pusieron en marcha este sábado en la localidad de Carmelo Peralta la licitación de la construcción del puente que unirá el Chaco paraguayo con el sureño estado de Mato Grosso do Sul, una infraestructura que forma parte del proyecto regional del corredor “bioceánico”. EFE

Asunción | EFE.-

Paraguay y Brasil pusieron en marcha este sábado en la localidad de Carmelo Peralta la licitación de la construcción del puente que unirá el Chaco paraguayo con el sureño estado de Mato Grosso do Sul, una infraestructura que forma parte del proyecto regional del corredor “bioceánico”.

El presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, así como autoridades brasileñas, tomaron parte en ese lanzamiento en Carmelo Peralta, en el departamento de Alto Paraguay, separada por el río Paraguay de la otra ciudad que conectará el puente, la brasileña Puerto Murtinho.

Durante su intervención, Abdo Benítez explicó que el proyecto, financiado por la entidad que administra la represa paraguayo-brasileña de Itaipú, ha sido “refrendado y fuertemente apoyado” por su par brasileño, Jair Bolsonaro.

Aseveró además que esta obra, valorada en 75 millones de dólares y en cuya construcción participarán empresas exclusivamente paraguayas, “cambiará la configuración de la región” al estar en el trazado del corredor bioceánico.

El corredor bioceánico unirá el sur de Brasil con los puertos chilenos de Iquique y Antofagasta, pasando por el norte del Chaco paraguayo y Argentina.

Otro de los impactos positivos del puente, de acuerdo con el presidente paraguayo, es que las obras de construcción generarán más de 1.000 empleos directos en los 35 meses de ejecución.

Resaltó también su ubicación la importancia económica del departamento de Mato Grosso do Sul como productor de alimentos y granos, junto al potencial de producción agraria de la región ganadera del Chaco.

“Este puente significará la competitividad de nuestros países hacia el mercado asiático con menores costos y también competir a nivel mundial”, dijo Abdo Benítez, citado por la Presidencia.

El puente es una construcción de tipo atirantado, que contará con una longitud de 680 metros y cuya finalización está prevista para marzo de 2023.

Es además la segunda inversión que cierran ambos países después del inicio de las obras del puente que unirá Foz de Iguazú, en Brasil, con la ciudad paraguaya de Presidente Franco.

El cimiento de ese puente fue inaugurado el pasado 20 de mayo con una palada simbólica en la frontera común, donde se citaron Abdo Benítez y Bolsonaro.

Las dos infraestructuras permitirán descongestionar la única vía que hasta ahora une a las dos naciones, el Puente de la Amistad, por el que circulan unos 39.000 vehículos cada día entre Ciudad del Este (Paraguay) y Foz de Iguazú (Brasil).

En ese sentido, Abdo Benítez recordó que cuando se hizo el Puente de la Amistad, hace 54 años y que conecta con el estado brasileño de Paraná, el PIB de Paraguay era de 2.000 millones de dólares frente a los 40.000 millones de la actualidad.