Otra frágil tregua devuelve la calma en la frontera con Gaza tras una nueva escalada

Los manifestantes palestinos toman parte durante los enfrentamientos con las tropas israelíes, ayer cerca de la frontera con Israel en el este de la ciudad de Gaza. EFE

Jerusalén | EFE.-

La muerte de un soldado israelí por milicianos palestinos provocó en menos de una semana otra nueva escalada de tensión en la volátil Franja de Gaza con una operación militar masiva contra Hamás, que terminó con otro frágil alto el fuego.

La relativa calma de hoy se vio brevemente interrumpida cuando un tanque israelí volvió a bombardear esta mañana una posición militar del movimiento islamista Hamás, que controla el enclave desde 2007, tras la infiltración de palestinos desde Gaza.

“Hace poco, un número de sospechosos se infiltró en Israel desde el norte de Gaza. Los sospechosos volvieron a la Franja”, indicó una nota militar.

Ayer, la aviación israelí lanzó una operación masiva contra objetivos del movimiento islamista en toda la Franja como represalia por la muerte de un joven soldado israelí, que estaba apostado en la frontera, por disparos con arma de fuego de milicianos palestinos.

Los bombardeos destruyeron alrededor de sesenta infraestructuras y alcanzaron almacenes de armamento, de fabricación de armas, una entrada a una red de túneles, un depósito de drones, sala de operaciones militares, instalaciones de entrenamiento y puestos de observación, en sedes de Hamás en Zaitun, Jan Younes y Bureij.

Las milicias palestinas dispararon tres proyectiles hacia Israel, dos de ellos interceptados por el sistema antimisiles Cúpula de Hierro, que hicieron sonar las alarmas antiaéreas en las comunidades cercanas a la frontera, que hoy volvieron a la rutina.

Pasada la medianoche Hamás anunció que aceptaba el alto el fuego, mediado por Egipto y el enviado especial de la ONU para Oriente Medio, Nickolay Mladenov, que pidió a todos rebajar la tensión para evitar una operación como la de Margen Protector de 2014, que duró cincuenta días.

El movimiento islamista habría aceptado parar las “actividades” junto a la valla, incluido el lanzamiento de cometas y globos incendiarios que han provocado más de 700 incendios en Israel, informó el diario Haarezt citando a altos funcionarios bajo anonimato.

La tensión en la zona fronteriza se mantiene desde el comienzo de la Gran Marcha del Retorno el 30 de marzo, por la que miles de personas se manifiestan cada viernes y durante la que han muerto 141 palestinos, el último ayer, por munición real del Ejército israelí con la que dispersa los acercamientos a la valla.

El Ejército hace responsable a Hamás de la inestabilidad que se vive en la frontera desde entonces, y le acusa de “perpetrar actividades terroristas, bajo el disfraz de civiles”.

“La organización terrorista Hamás organiza actividades hostiles a lo largo de la valla de seguridad que incluyen incendios provocados, lanzamiento de cohetes contra territorio israelí y violentos disturbios”, indicó un comunicado militar.

Ayer, durante estas protestas, milicianos palestinos dispararon contra las tropas matando a uno de los soldados, ante lo que Israel bombardeó en un primer momento posiciones militares donde murieron tres miembros del brazo armado de Hamás, las Brigadas Qasam, y después anunció la operación a gran escala.

El analista de Defensa de Haaretz, Amos Harel, cree que las milicias abrieron fuego por la muerte de un miliciano el jueves en un bombardeo israelí contra un grupo de Hamás que “estaba lanzando globos incendiarios desde el sur hacia Israel”.

Con el fin de presionar a Hamás para que detenga estos lanzamientos, Israel disminuyó esta semana el área permitida para la pesca y mantuvo las restricciones para la transacción comercial en el único paso de mercancías con el enclave, bajo bloqueo israelí desde hace más de una década, agravado por las limitadas aperturas del paso con Egipto.

La escalada de ayer sigue a la del pasado sábado, la peor desde la operación militar israelí de 2014, cuando las milicias palestinas arrojaron más de 200 proyectiles hacia Israel, a lo que la aviación israelí respondió con un operación militar que terminó con otro frágil alto el fuego.

El titular de Defensa, Avigdor Lieberman, ha advertido que Hamás será responsable de toda la “destrucción y víctimas” que puedan producirse si continúa el lanzamiento de cohetes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: