Obrador se dice a favor del libre comercio pero defiende producción mexicana

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, habla durante una rueda de prensa en el Palacio Nacional en Ciudad de México (México). EFE/Archivo

México | EFE.-

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se pronunció este domingo a favor del libre comercio, pero defendió la producción interna al referirse a los productores de caña de azúcar, a quienes prometió revisar acuerdos comerciales con el extranjero.

“Sí queremos el libre comercio y vamos a respetar los acuerdos, pero vamos a defender al productor nacional. Primero México y luego el extranjero”, dijo López Obrador durante la presentación del programa “Sembrando Vida” en la ciudad de Córdoba, en el estado de Veracruz.

“Ahora vamos a revisar los acuerdos que se hicieron de la venta de azúcar al extranjero y de permisos que dieron ( en anteriores administraciones) para utilizar edulcorantes que vienen del extranjero”, añadió.

El mandatario se refirió a la utilización del jarabe de maíz de alta fructosa, procedente de Estados Unidos y que utilizan empresas de alimentos y bebidas, especialmente las refresqueras.

Consideró como “muy importante” informar a los productores de caña de azúcar de Veracruz que estará “muy pendiente para que no resulten afectados, y que, al contrario, cada vez tengan más beneficios”.

México es el séptimo productor mundial de caña de azúcar al producir unas 74 toneladas de caña de azúcar por hectárea, mientras que Guatemala, líder mundial, cosecha 129 toneladas.

La caña de azúcar arribó a México en la época de la Conquista (1519-1521) llevada a cabo por Hernán Cortes, su primera plantación tuvo lugar, precisamente, en el oriental estado de Veracruz y según la Unesco es el cultivo agrícola más importante del planeta.

Por otra parte, el mandatario mexicano informó que el próximo martes dará a conocer un programa de financiamiento para créditos del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), un crédito hipotecario mediante el cual los trabajadores pueden comprar una casa o un terreno.

“Hay mucha preocupación entre los trabajadores porque muchos trabajadores que tiene ese crédito pagan y pagan y no ven el fin de la deuda” y prometio que “nadie se quedará sin casa”.