Lo Último

Miles marchan en solidaridad con los obispos, tildados de “golpistas” por Ortega

Tomado de agencia EFE.-

Marcha multitudinaria en apoyo a los obispos de Nicaragua. Foto: AB del Casrillo/cawtv.net

Miles de nicaragüenses marchan hoy por las calles de Managua en solidaridad con los obispos de la Conferencia Episcopal, mediadores y testigos de un diálogo nacional con el que se espera superar la crisis que atraviesa este país, y que fueron tildados de “golpistas” por el presidente Daniel Ortega.

La manifestación, organizada por el denominado Movimiento de Autoconvocados, partió de la rotonda Jean Paul Genie, al sur de la capital, y culminará en los alrededores de la Catedral Metropolitana de Managua.

Durante la denominada “Peregrinación por nuestros obispos, defensores de la verdad y la justicia”, en la que los manifestantes ondean banderas de Nicaragua y del Vaticano, se exige además justicia para los muertos (entre 295 y 448) que han dejado las protestas contra el Gobierno de Ortega.

La peregrinación en favor de obispos y sacerdotes está precedida por la imagen de la virgen de Cuapa, considerada milagrosa por los católicos nicaragüenses y que en 1980, cuando Nicaragua afrontaba el inicio de una guerra civil, según la creencia, se le apareció a un sacristán llamado Bernardo Martínez.

Según la Iglesia católica nicaragüense, el mensaje que la virgen de Cuapa daba a Bernardo en sus apariciones era de amor, perdón y de cumplimiento de los deberes.

Durante la marcha de hoy, los feligreses entonan cánticos, rezan el Santo Rosario y corean frases como “Nuestra Iglesia quiere justicia y paz”, “¿Quién causa tanta alegría?, la virgen María”, “La primera que quiere la paz, es la Iglesia”, mientras personas a bordo de vehículos tocan sus bocinas en señal de respaldo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A la manifestación se sumó un grupo de médicos que se solidarizó con los obispos y con la destitución de unos 40 facultativos estatales por haber atendidos a personas que protestan contra el Gobierno al noroeste de Nicaragua.

Los manifestantes también gritan vivas a los obispos ante lo que consideran una campaña de desprestigio emprendida por el presidente Ortega en contra de la Iglesia Católica, que ha incluido la profanación de parroquias y agresiones verbales y físicas.

Ortega ha arremetido contra los obispos nicaragüenses, que ya han sido objeto de ataques físicos por parte de grupos oficialistas, y los ha llamado golpistas por haber planteado el adelanto a marzo de 2019 de las elecciones previstas en el 2021 en Nicaragua.

Nicaragua atraviesa la crisis más sangrienta desde la década de los años de 1980, también bajo la presidencia de Ortega.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) han responsabilizado al Gobierno de Nicaragua de “asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias”, lo que Ortega ha negado.

Las protestas contra Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado, por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: