México pide a FBI que acompañe investigación de masacre de 9 mormones

Familiares y amigos asisten al funeral de Dawna Ray Langford y sus hijos Trevor y Rogan, víctimas asesinadas de un ataque de presuntos narcotraficantes, el 7 de noviembre de 2019 en Bavispe, estado de Sonora (AFP | HERIKA MARTINEZ)

AFP.-

México solicitó el acompañamiento del FBI de Estados Unidos para investigar el ataque de presuntos narcotráficantes que costó la vida de tres mujeres y seis niños de una comunidad mormona méxico-estadounidense asentada en el norte del país, informó el gobierno este domingo.

Un comunicado conjunto de la cancillería y de la secretaría de Seguridad precisa que la solicitud al Buro Federal de Investigación (FBI) fue presentada a través de una nota diplomática a la embajada de Estados Unidos.

Se “hizo oficial el ofrecimiento al FBI de acompañar la investigación sobre el suceso en el que fueron víctimas ciudadanos de nacionalidad estadounidense en el municipio de Bavispe, Sonora”, señala el comunicado.

El ataque ocurrió el 4 de noviembre en el norteño estado de Sonora cuando las tres mujeres, cada una conduciendo una camioneta con varios niños, fueron atacadas por un comando que presuntamente sería del cartel de la Línea, antaño brazo armado del cartel de Juárez.

El comunicado señala que esta solicitud al FBI se enmarca en el marco jurídico de cooperación bilateral, el cual contempla la colaboración en procuración de justicia actividades de apoyo técnico binacional.

“Los agentes (del FBI) que participen únicamente podrán hacer diligencias en conjunto con las que hagan las autoridades de la Fiscalía General (mexicana) y no estarán armados”, añade el comunicado.

Tras la masacre, de una crudeza pocas veces vista en México, miembros de la comunidad mormona criticaron al gobierno de López Obrador por la forma en que estaba conduciendo la investigación.

Julián LeBarón, uno de los líderes mormones, aseguró que el FBI le había ofrecido su colaboración, mientras que el gobierno de Sonora, en donde la fiscalía local lleva la investigación, informó que solicitaría la colaboración de esta agencia de Estados Unidos.

Las víctimas de la masacre fueron enterradas en tres funerales por separado realizados del jueves a sábado en Rancho La Mora, en Sonora y cerca de donde ocurrió el ataque, y en Lebarón, en el estado de Chihuahua, la mayor comunidad de los mormones que llegaron a México tras ser perserguidos en Estados Unidos por sus tradiciones, sobre todo la poligamia.