Lo Último

Merma violencia en Honduras tras toque de queda, escrutinio de votos sigue parado

La policía hondureña patrulla las calles de Tegucigalpa luego de fuertes protestas y enfrentamientos, el 2 de diciembre de 2017 (AFP | ORLANDO SIERRA)

AFP.-

Honduras respiró con un poco de tranquilidad este sábado, cuando mermó la ola de violencia que sacudió el país con protestas y enfrentamientos entre policías y manifestantes que denuncian un supuesto fraude en las elecciones del domingo 26.

El conteo de votos de los comicios continuaba paralizado mientras la población se mantenía en ascuas sobre quién ganó los comicios entre los dos candidatos más votados, el presidente Juan Orlando Hernández, aspirante a la reelección, y el presentador de televisión Salvador Nasralla, de la izquierdista Alianza de Oposición Contra la Dictadura.

Entre los disturbios registrados en la noche del viernes una joven murió por una herida de bala en medio de choques entre policías y manifestantes seguidores de Nasralla en un barrio de la capital.

Familiares de la joven Kimberly Dayana Fonseca (19) responsabilizó a la policía de su muerte, mientras la fiscalía anunció que abrió una investigación sobre el caso.

“El Ministerio Público (fiscalía) hizo el levantamiento del cuerpo y está haciendo la investigación desde la escena del crimen” para determinar responsabilidades, dijo a la prensa el portavoz de esa institución, Yuri Mora.

La Policía Militar de Orden Público (PMOP) señaló por su parte en un comunicado que investiga “exhaustivamente” la posible participación de uno de sus agentes en la muerte de la joven.

Toque de queda

El gobierno impuso el viernes el estado de sitio, con toque de queda nocturno durante 10 días, lo que llevó a los manifestantes a suspender sus movilizaciones para no ser detenidos.

Nasralla condenó en Twitter la represión que el gobierno realizó contra los manifestantes de su agrupación, que se atribuye la victoria en las elecciones del domingo.

“Condeno la represión y muerte que está sufriendo el pueblo hondureño por el golpe de Estado dado por el presidente, candidato ilegal a la reelección y jefe de las fuerzas armadas, Juan Orlando Hernández, quien perdió las elecciones en Honduras”, escribió Nasralla.

La capital amaneció este sábado con restos de barricadas y piedras que los manifestantes lanzaron a la policía, en tanto en las paredes aparecieron leyendas pintadas con: “Fuera JOH” y “JOH fraudulento”, por la iniciales del nombre del actual presidente, José Orlando Hernández.

“Fuera el dictador” y “Cuatro años más jamás”, se leía en algunas de las paredes.

El líder de la Alianza de Oposición Contra la Dictadura, el expresidente Manuel Zelaya, recomendó al Tribunal Supremo Electoral (TSE) revisar 5.174 actas electorales, en las que existen dudas debido a una serie de interrupciones sospechosas registradas el miércoles en el sistema de transmisión de los resultados.

El presidente del TSE, David Matamoros, convocó a Zelaya y a Nasralla a revisar solamente 1.006 actas con inconsistencias en el número de votos o por falta de firmas de los delegados de las mesas de sufragio.

El jefe de campaña de la Alianza, Marlon Ochoa, lamentó que aun se continuara buscando un acuerdo con el TSE para transparentar el proceso y terminar el escrutinio.

El presidente Hernández, postulado por el derechista Partido Nacional (PN), urgió al TSE a limitarse a revisar unicamente las actas que contienen inconsistencias.

Hernández, de 49 años, aspira a un segundo mandato avalado por un fallo de la justicia, pese a que la reelección está prohibida por la Constitución hondureña.

Con 94,31% de las actas escrutadas, Hernández iba en cabeza con 42,92% contra 41,42% de Nasralla, un presentador de televisión de 64 años.

Oposición cuestiona escrutinio

La alianza opositora cuestionó las últimas cifras difundidas por el TSE porque el primer conteo de votos daba a Nasralla cinco puntos de ventaja con el 57% de las actas. Luego el sistema informático sufrió frecuentes interrupciones, una de cinco horas, y desde entonces los escrutinios fueron favoreciendo al presidente Hernández.

Los dirigentes de la alianza, que habían denunciado meses antes el favoritismo del TSE con el gobernante, acusaron que les estaban “robando” el triunfo.

La oposición y analistas habían advertido un eventual conflicto por la falta de credibilidad del TSE, al que acusan de estar controlado por Hernández.

Saqueos e incendios

“El conteo que necesita el país es fundamental no seguirlo retrasando”, dijo Hernández la noche del viernes, tras una reunión con miembros de las delegaciones de observadores de la Unión Europea (UE) y Organización de Estados Americanos (OEA), que buscan una salida al conflicto.

“Miren lo que está pasando en todo el país a raíz de estos actos vandálicos, incendios, saqueos, esto no es justo”, agregó el mandatario.

Los resultados electorales en favor de Hernández desataron una ola de protestas violentas en varias regiones, con barricadas de palos y llantas incendiadas y saqueos de negocios, con policías y militares lanzando bombas de gases.

Hernández era ya cuestionado porque la reelección está prohibida por la constitución pero logró lanzar la candidatura luego de que la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema, con magistrados nombrados por él, lo habilitara.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: