Mejora movilidad intergeneracional en América Latina y el Caribe

WASHINGTON.-
  • Banco Mundial presenta nuevos datos que revelan contribución de la educación a la movilidad

La movilidad económica intergeneracional mejoró en en América Latina y el Caribe (ALC) dado que las personas ahora son más educadas que sus padres, aunque los más pobres siguen siendo más propensos a tener el nivel educativo más bajo, según una nota del Banco Mundial publicada hoy en el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza.

El nivel educativo es un buen indicador de la movilidad económica y social dado que aquellas personas con un mayor nivel y calidad de educación en general tienen mejores ingresos. La región de ALC presenta uno de los mejores resultados en términos de movilidad intergeneracional absoluta —la proporción de individuos con más educación que sus padres— gracias a la significativa  ampliación en el acceso a la educación que tuvo lugar en las últimas décadas. Sin embargo, ALC sigue estando rezagada respecto a otras regiones en desarrollo en cuanto a movilidad relativa, dado que aquellos que nacen en familias de padres con menos educación son mucho más propensos a ser los menos educados de su generación.

“ALC ha tenido un progreso notable en el acceso a la educación pero se necesita más para mejorar la calidad y aumentar el acceso de los niños que provienen de los hogares rurales e indígenas más pobres”, dijo Jorge Familiar, Vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe. “Sin una mayor calidad y un alcance más amplio en términos educativos, el círculo de pobreza intergeneracional continuará”.

La nota regional sobre Movilidad Intergeneracional se basa en investigaciones realizadas para el informe “¿Progreso Justo? Movilidad Educativa Alrededor del Mundo”, previsto para 2018 y cuyas conclusiones preliminares fueron presentadas hoy como  adelanto en el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza.

En ALC, la asistencia a la escuela varía enormemente entre diferentes grupos socioeconómicos. Si bien la escuela primaria se ha convertido  en prácticamente universal en toda la región, persisten diferencias significativas en la educación temprana así como en la escolarización secundaria y terciaria. Entre los niños de tres años, por ejemplo, solo la mitad de los que habitan en los hogares más pobres asisten a la escuela, comparado con el 90 por ciento de los niños del nivel de ingreso más alto.

Los grupos marginados, como los pueblos indígenas, enfrentan barreras adicionales. Por ejemplo, los pueblos indígenas tienen casi tres veces más posibilidades de ser extremadamente pobres que los grupos no indígenas. Estas tasas de pobreza más altas derivan en un menor acceso a la escolarización entre los niños indígenas.

“La desigualdad persistente entre grupos sigue siendo un problema”, dijo Óscar Calvo-González, Director del Banco Mundial para la Unidad de Pobreza y Equidad en ALC“El nivel de ingreso y el origen étnico siguen siendo factores determinantes para el desempeño de los estudiantes de la región en evaluaciones internacionales, donde la posición socioeconómica continúa teniendo un mayor impacto en los resultados de estos exámenes que en otras partes del mundo”.

Sin embargo, hay buenas noticias en cuanto a los resultados de los exámenes del Programa de Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA), donde ALC está rezagada respecto de otras regiones. De los siete países de ALC que participaron en PISA, cinco mejoraron su desempeño en las pruebas de lectura entre 2009 y 2015., También se registró una disminución del efecto del origen socioeconómico en el desempeño de los estudiantes de ALC en los exámenes PISA. Esto sugiere que hubo algún avance respecto a la movilidad intergeneracional y muestra que la calidad de la educación, y no solo el acceso, serán claves a futuro.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: