Lo Último

MARTES SANTO: Jesús Maestro Eterno

Por Edgard Macías Gómez.-

El mundo en el cual nació y creció Jesús ben Joseph– dice el historiador Johnson- era duro, cruel, violento, inestable, materialista y crecientemente rico. La situación geopolítica dominante fue la existencia de Roma y sus posesiones, en proceso de transformación de república a imperio, ocupando las costas del mediterráneo, eliminando la piratería por la fuerza pero dejando establecidos métodos violentos, crueles, de tortura y llenos de ejecuciones públicas, como la crucifixión. Roma ocupaba Italia, España, Grecia, Egipto y lo que ahora es Turquía, dominando de entre 50 a 60 millones de personas, con 15 millones de esclavos que constituían una tercera parte de la población del mundo de entonces. Los romanos construían super carreteras usando ya el concreto al ser descubierto el cemento, lo que les facilitaba el traslado de sus tropas y como paradoja, estas carreteras posteriormente sirvieron para facilitar la expansión del cristianismo.

En lo que ahora se llama Palestina existía una calma artificial bajo la tiranía de Herodes el Grande; en el último año de su vida acaeció el nacimiento de Jesús, y, Galilea, pese a ser considerada salvaje y primitiva por los judíos sofisticados de Jerusalem, económicamente no era una zona atrasada, sino que sus habitantes gozaban de cierto buen nivel de vida, ovejas, carne, granos, pan, olivos, vegetales, especias. Había vino en las comidas principales. Aunque por supuesto existían sectores marginales y grupos excluidos. De hecho – dice John Dominic Crossan- había una reducida clase alta integrada por el sector político y militares, el de los altos niveles religiosos, y los grandes comerciantes, y una amplia clase baja.

Nazareth, donde creció Jesús, era un pueblo pequeño, de entre 200 a 1200 habitantes, sede de talleres y de artesanos; entre estos últimos estaba José ben Jacob, de oficio carpintero, quien se decía descendiente del Rey David. También lo era su prometida, una adolescente llamada María, posiblemente pariente suya, y como en los tiempos de David, cuando fue consagrado por Samuel por orden de Yavé, creó las expectativas que lo llevó a reinar a partir de los 30 años de edad.

Jesús, quien, humanamente hablando, debe haber sido un genio, un superdotado, y un autodidacta extraordinario, recibió una formación, primero en su casa, a como acostumbraban todas las familias judías con sus hijos, al extremo que cuando se presenta al templo muestra un alto nivel de conocimiento que sorprende a los maestros de la ley; luego, si bien el mundo en que creció era un mundo oral, y pocos sabían leer y escribir, los miembros de la elite, especialmente los hombres, recibían una mejor educación, aprendían a leer y escribir, aunque económicamente ya no fueran de los grupos que ostentaban el poder.

Se ha demostrado sociológicamente que las familias de la elite venidas a menos económicamente,- en Nicaragua el caso de Rubén Darío es el más notorio-  como era el caso de los descendientes de David, conservan status, relaciones, lazos, con ciertos círculos del poder. Prueba de esto es que Santiago, hermano de Jesús, era fariseo y a su muerte lo sustituye a él como cabeza del movimiento luego llamado cristiano, al menos en Jerusalem.

Modernos investigadores religiosos- como Marvin Vining- consideran que Jesús recibió formación de Maestro en la secta de los Esenios. El mismo aceptaba ser Maestro. Estos conformaban una antigua y amplia organización y tenían puestos de influencia en el gobierno de Herodes aliado de los romanos, y son citados en los evangelios con el nombre de Herodianos y Escribas. Sin embargo, la formación autodidacta de Jesús, su inspiración espiritual, lo llevaron a disentir de las estrictas leyes esenias y a confrontarlos. Estos fueron los que lo hicieron crucificar pues no creían que él, un disidente, fuera el Mesías esperado y consideraban que Jesús y su movimiento estaba creando una agitación que podría llevar a una represalia de los romanos.

Mientras la ascensión al poder de David y sus 40 años como Rey, fueron un periodo lleno de violencia, donde éste se impuso a sangre y fuego, el concepto de Jesús y su interpretación del papel del Mesías, fue totalmente lo contrario, habiendo sido un verdadero pacifista, contradiciendo lo que otros consideraban que debía ser el Mesías.

MAESTRO.

La tarea fundamental de Jesús fue concientizar. Enseñó durante tres años en el sureste de Galilea y Jerusalem. Era una educación concientizadora, liberadora. En lugar de permanecer en un solo lugar, a como lo hizo su primo Juan en el Jordán, siendo fácilmente capturado, él cambió de estrategia y se dedicó a aplicar una guerra de guerrillas pacífica y concientizadora, convirtiéndose en un educador ambulante, comenzando en las áreas alejadas del poder central de Roma y los hebreos (Jerusalem), visitando pueblos, algunas sinagogas de dirigentes amigos, conversando con la gente. Su ministerio se centró en Cafernaúm, a la orilla del mar de Galilea, con visitas a Jerusalem y Samaria, Tiro, Sidón, Decápolis, Cesárea y Philippi, Perea, Judea.

Su ministerio fue continuo y móvil e incluso cuando viajaba enseñaba en los caminos y rutas, no decía sermones. Enseñaba y viajaba en la medida en que el Espíritu lo inspiraba, frecuentemente en  respuesta a preguntas, a lo que veía o escuchaba. No tenía exactamente un programa formal, sino que conversaba con la gente. Si se revisan los evangelios se encontrarán que están llenos de diálogos con la gente, a veces él preguntaba, generalmente lo hacía la gente, interesada o curiosa. Era un método educativo al estilo socrático. Contaba parábolas para que se le entendiese mejor, incluso frecuentemente enseñaba durante las comidas, era un método de comensalidad, y sus intervenciones se daban mientras estaba a la mesa con grupos de personas. Se pueden contar unas 80 parábolas en los evangelios.

Jesús fue un revolucionario en el mejor sentido de la palabra, que transformó el esquema religioso judío por completo, en algo bien diferente, pasando de ser un sistema de leyes penales y de castigo, a un asunto del corazón y una aventura del espíritu. Aunque Jesús no repudió la ley, sino que más bien extrajo su código moral. En lugar de la ley, Jesús habló del Reino de Dios o del Reino de los Cielos; esa fue su pasión, anunciar el reino y educar a la gente para que lo construyera; no era un reino político terrenal determinado donde él, personalmente pretendiera ser el Rey, sino más bien era el logro de una sociedad basada en la justicia y el amor al prójimo. Sus fieles pasaban a ser almas vivientes que transformaban su espíritu, entrando así al Reino; un reino humanista donde Dios no era una entidad distante y terrorífica, sino un “Padre”.

Dice Marcos en su evangelio que al comenzar su misión “Llegaron a Cafarnaúm y Jesús empezó a enseñar en la sinagoga, en las asambleas. Su manera de enseñar impresionaba mucho a la gente, porque hablaba como quien tiene autoridad, y no como los maestros  de la ley.” (Marcos Cap. 1; vers.21-26)

Debe haber sido un gran orador.

Sus milagros ayudaron mucho porque esa era una sociedad profundamente religiosa y Jesús era un psicólogo natural. Marcos cuenta: “El asombro de todos fue tan grande que se preguntaban unos a otros ¿Qué es esto? Una doctrina nueva, y ¡miren conque autoridad! Marcos, Cap. 1. Vers.26)

Cuando se retiraba a orar o descansar y sus apóstoles llegaban a buscarlo, les decía: “Vámonos a los pueblecitos vecinos, para enseñar también allí,  pues para esto he venido! (Marcos 1: vers.27)

Así, durante tres años, en una especie de clandestinaje, de cátedra móvil, clandestinaje que fue desapareciendo en la medida que su fama y su persona era conocida, Jesús formó sus grupos de seguidores y planteó los elementos básicos de su doctrina, de su mensaje. Lo que aparece en los evangelios solo es un resumen de ellos, la parte visible del iceberg. Deben haber sostenido, especialmente con sus apóstoles, verdaderos cursos, seminarios, sesiones, sobre su doctrina. La venida del Reino de Dios, el reino del amor al prójimo, un sistema de vida y gobierno al cual todos estamos invitados a continuar construyendo.

Bendito sea el nombre de Jesús.

Lectura Recomendada:

La Biblia. Edición Latinoamericana para formadores. Texto revisado en 2005. Traducida del griego y del hebreo. Editorial verbo divino. Edición original del 2004.

Vining, Marvin. JESUS, The Wicked Priest. Bear & Company. Rochester, Vermont. 2008. How Christianity was born of an Essene Schism.

Johnson, Paul. JESUS. A biography from a Believer. Published by the Pinguin Group. 2010.

Crossan, John Dominic. JESUS. A revolutionary biography. Harper One. 1993.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: