Madre enfrenta juicio por maltrato y explotación sexual en su propia hija

Por Luis Caldera Barreto | Managua | cawtv.net.-
  • El calvario de la menor empezó cuando tenía 10 años de edad

En el Juzgado Segundo Especializado en Violencia, dio inicio el juicio oral y público en contra de una mujer que decidió  truncar los sueños de su hija desde que la menor tenía 10 años, a quién además de darle mala vida la utilizó para explotarla sexualmente con  sus mismos familiares.

La acusada de nombre Jennifer del Carmen Ruiz Rojas, de 36 años, de edad, tuvo una relación de hecho estable con el señor Oswaldo Gregorio Castro García, con quien procreó varios hijos, incluyendo a la víctima de iniciales JCCR, la que tiene hoy 15 años de edad, el padre de la víctima tuvo que migrar a tierras de América del Norte desde que la afectada era una niña, situación que fue aprovechada por la acusada y madre de la víctima para explotarla sexualmente desde que la niña tenía 10 años de edad.

La madre biológica de la víctima a inicios del año 2010 comenzó a obligar a la menor a que sostuviera encuentros amorosos con su propio hijo mayor y hermano de la víctima, Ariel Antonio Ruiz Rojas (ya condenado por este delito), quien había quedado inválido de sus dos piernas y la madre le obligaba bajo amenazas a que durmiera en el mismo cuarto de su hermano mayor.

Después de 2 años de vivir en ese calvario, la niña quiso contarle a su padre lo sucedido vía telefónica, pero le fue truncado el plan, ya que la malvada madre la descubrió, y como castigo le quebró un palo de escoba en la cabeza y la espalda, provocándole serias lesiones, tanto físicas, como psicológicas, a la vez que la amenazó con matarla si ella le contaba a alguien de lo sucedido.

Durante varios años más, la misma acusada sometió a su propia hija con vejámenes y palabras soeces, tales como: desgraciada, hija de p., mal parida, etc., hasta de encerrarle en cuartos de las habitaciones de la casa que rentaban y suspenderle los alimentos.

Cuando la niña llegó a la adolescencia, a los 14 años, comenzó a mostrar un mal comportamiento en su colegio, como toda jovencita rebelde que fue abusada sexualmente.

Como si fuera poco, para el año 2014, la misma mujer Jenny del Carmen Ruiz Rojas, comenzó a recibir a través de agencias de envíos de remesas, dinero en dólares que enviaba otro hijo de la misma Jenny del Carmen y hermano de la víctima, de nombre Orlando Tonny Ruiz Ramos, con el único fin de que la madre de la niña la enviara a Estados Unidos con el cuento que la harían modelo y que también se reuniría con su padre, más no sabiendo la menor que era para seguirla abusando sexualmente, la mujer y madre de la víctima utilizó como excusa ante las autoridades de migración, que la niña iba a visitar a su padre, quien estuvo ajeno de la situación, hasta que la adolescente cansada de tanto abuso sexual que sufrió en Nicaragua y Estados Unidos, le contó a su papá, quien promovió un juicio y así salió condenado Orlando Tonny Ruiz, y ahora se espera un veredicto de culpabilidad para la mujer, que si usted quiere se le puede llamar madre.