Lo que hemos planteado sobre el INSS

Lic. José Adán Aguerri, Presidente del COSEP.

cawtv.net | Managua.-

Editorial del COSEP

En los últimos días ha sido tema mediático nuevamente el INSS producto de la propuesta que el Gobierno ha presentado de cara al problema de liquidez que enfrenta la institución en lo particular y que afecta a la sociedad como un todo en lo general.

Como es usual, algunas voces han querido manipular y descalificar el trabajo de COSEP. Por un lado, algunos afirmaron que las medidas que se dieron a conocer ya estaban “amarradas” con el COSEP. Por el otro lado, otras voces quisieran que el sector privado no participara de estas discusiones y nos achacan costos que no nos corresponden. Ni lo uno ni lo otro.

Los cotizantes del INSS representan aproximadamente el 20% de la Población Económicamente Activa. Es por ello que hemos dicho que el Seguro Social es una especie de “club” en donde solo uno de cada cinco nicaragüenses pertenece al mismo. Existe un segmento de la población, cuatro veces más grande, que no está cubierto ni afiliado al INSS y que debe considerarse seriamente. No podemos seguirlos dejando por fuera.

También es importante entender de manera objetiva que es lo que hemos planteado.

El 12 de agosto del 2013, previo a la presentación de la propuesta del Gobierno sobre la reforma del INSS, publicamos el editorial “INSS sostenibilidad con costos compartidos”.

Dijimos en aquel momento “que la discusión sobre el Sistema de Seguridad Social debe hoy centrarse alrededor de dos pilares fundamentales que son la sostenibilidad del sistema y los costos compartidos que debemos asumir los tres sectores que contribuyen y aportan financieramente a su sostenimiento que son los trabajadores, los empleadores y el Estado”.

Expresamos que “se deben abrir a discusión una serie de temas que incluyan, entre otros, la revisión administrativa del INSS, la deuda del Estado con el Seguro Social, los beneficios del sistema en relación con las contribuciones, el cálculo de una pensión reducida de vejez utilizando una formula proporcional a las semanas cotizadas y no en base a una decisión política y la revisión de los aportes que realizan los asegurados, los empleadores y el Estado”.

Una vez que se conoció la decisión final del gobierno alrededor de las medidas a implementarse a partir de enero del año 2014, la cual no firmamos por no incluir los temas estructurales y cargar los costos principalmente al sector privado, publicamos un editorial que titulamos “Nuestra posición sobre la reforma del INSS”.

Señalamos que “la posición que expusimos desde COSEP partió de una premisa general, y es que el rescate financiero del Instituto enfrenta tres problemas estructurales; la informalidad del mercado laboral, el elevado nivel de subempleo y la baja productividad (solo el 20% de los trabajadores tiene acceso al INSS). Cualquier intento de asegurar viabilidad que no tome en cuenta la solución gradual de esos tres problemas, constituirá una solución temporal que obligará a nuevas revisiones en el largo plazo.

Ahora presentamos nuestra posición técnica sobre las medidas aprobadas por el Consejo Directivo del INSS el 17 de diciembre, con el voto en contra de nuestro representante, por cuanto solo se logró un consenso parcial en la negociación al no alcanzar un compromiso de “costos compartidos” de acuerdo a nuestro criterio”.

Dijimos claramente que esa reforma, aunque daría oxigeno temporalmente no era suficiente en el largo plazo.

Aún más, el 2 de junio del 2015, en el editorial “El INSS necesita decisiones responsables”, dimos a conocer oficialmente nuestra posición alrededor de dos nuevos eventos, la aprobación de la Ley No. 900, Ley de Pensión Reducida por Vejez para las personas aseguradas por el INSS (fue votada con 90 votos a favor y ninguno en contra), y del Decreto No. 12-2015, que estableció mayores montos de forma proporcional a las pensiones de vejez reducida.

Planteamos que “El déficit del Seguro Social ya está siendo soportado gracias a los mayores aportes efectuados por el sector privado, sin embargo, este tipo de medidas van en dirección contraria al esfuerzo realizado. No se puede poner en riesgo el aporte de la empresa privada con un uso que no es para el fortalecimiento de la institución y que puede poner en riesgo los derechos a pensiones de todos los que próximamente nos vamos a jubilar”.

Lo dijimos entonces y lo volvemos a decir hoy no sigamos pateando hacia adelante las decisiones que nos corresponde tomar hoy. Más aún si sobre estas decisiones depende el crecimiento sostenido de nuestra economía.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: