Ligan a chofer de Cabify con plagio de universitaria

Mara Castilla, la estudiante que desapareció tras salir de un bar y tomar un Cabify en Puebla.

PUEBLA, (EL UNIVERSAL).-

Elementos ministeriales detuvieron ayer martes a un chofer de la empresa Cabify, por estar presuntamente vinculado a la desaparición de una joven universitaria de 19 años, identificada como Mara Fernanda Castilla Miranda.

Fue en el estado de Tlaxcala donde efectivos de la Fiscalía General del Estado (FGE) lograron arrestar al conductor, quien ya había declarado el viernes pasado, tras la desaparición de la estudiante de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP).

La Fiscalía detalló que en colaboración con la Procuraduría General de Justicia de Tlaxcala se ubicó y detuvo a Ricardo “N”, por su probable responsabilidad en el delito de privación ilegal de la libertad. Derivado de las investigaciones y rastreo que llevó a cabo la dependencia de Puebla, se logró establecer el paradero de dicho sujeto en Tlaxcala, por lo que, agentes estatales de Investigación se trasladaron al municipio de Terrenate, donde, en coordinación con la PGJ del estado lograron la detención.

A través de redes sociales y de amigos de la estudiante, se ha realizado una intensa campaña de búsqueda; en tanto la Fiscalía llamó a declarar a varios personajes, entre ellos al chofer de la unidad.

Las primeras indagatorias señalan que Mara Fernanda convivió con amigos en un bar de Cholula desde el jueves y que el viernes en la madrugada solicitó un auto de alquiler de Cabify para que la llevara a su casa, ubicada en un fraccionamiento de San Andrés Cholula, zona conurbada a la capital poblana.

Sin embargo, según los familiares de la víctima, las cámaras de video vigilancia detectaron la llegada de la unidad al domicilio y no registraron el descenso de Mara Fernanda. Las denuncias reportan que el coche se retiró del lugar, sin que la joven ingresara a su hogar.

Temen trata de personas

La empresa Cabify y los familiares de la universitaria han colaborado completamente con autoridades ministeriales para la localización.

De acuerdo con fuentes de la Fiscalía General del Estado, la compañía presentó toda la información de su aplicación, del chofer que conducía la unidad, el detalle del viaje, así como datos adicionales que permitan la localización.

Pese a la cooperación de los implicados, Mara Fernanda sigue sin aparecer. Este lunes se cumplieron cuatro días desde que dejó de asistir a su hogar.

La madre de la joven, Gabriela Miranda, teme que su hija haya sido víctima de trata de personas. En entrevista con el portal e-consulta, reveló que el sábado recibió una llamada telefónica donde le avisaron que Mara se encontraba en buenas condiciones.

“El día sábado yo recibí una llamada en donde me dijeron que ella estaba bien, pero al pedir más información me colgaron. En este momento empezamos a descartar el secuestro porque no nos han pedido absolutamente nada, pensamos que más bien tiene el estilo de la trata de blancas”, declaró.

La madre demandó a las autoridades ministeriales profundizar las indagatorias en torno al chofer de Cabify, pues dijo que hay inconsistencias en los tiempos de traslado y en los minutos que la unidad se detuvo afuera de su casa. Asimismo, recalcó que horas después de ser interrogado fue puesto en libertad.

Exigió a la Fiscalía apresurar sus investigaciones, pues mientras más tiempo transcurra, más difícil será localizar a su hija. “En estas situaciones no podemos esperar tanto tiempo (…) también deben de revisar el registro del chofer, estoy seguro que en sus llamadas podrían encontrar alguna pista”, dijo.

Uber y Cabify, vulnerables a hackeo, reconocen

La aplicación Cabify no es perfecta y aunque hasta el momento nunca han sufrido una falla en su sistema operativo o ha sido víctima de un hackeo, no están exenta de ello, expuso Alejandro Cisneros, responsable de la comunicación de Cabify en México. El mismo argumento sostiene Uber, que en un comunicado de prensa que difundió el lunes pasado conmina a sus usuarios a corroborar todos los datos cuando se pide un servicio.

Ante las denuncias sobre los servicios deficientes que ofrecen estas aplicaciones y que se han difundido en redes sociales, ambas recomiendan a sus usuarios tomar medidas de seguridad extras al momento de solicitar el servicio, tales como verificar que efectivamente el vehículo que se solicitó sea el que llega por el cliente.

También que los datos del chofer sean correctos, que la fotografía que tiene la aplicación coincida con la del conductor, así como las placas y el modelo del vehículo. En este sentido, Uber y Cabify dieron a conocer que mantienen un estándar alto en su seguridad; además aseguran que los filtros para la contratación de choferes y socios es seguro.

“Hasta el momento en ninguna parte del país se tiene registro de que la base de datos de Cabify haya sido hackeado, pero si tomamos en cuenta que por ejemplo se han vulnerado sistemas de seguridad del FBI, eso nos demuestra que la aplicación no es infalible. Sin embargo, nosotros somos los que menos quejas o denuncias en redes tenemos, seguimos manteniendo un nivel de seguridad alto.

“De cualquier manera le sugerimos a nuestros usuarios que tomen medidas de seguridad adicionales, actos sencillos con los cuales pueden sentir la tranquilidad de que todo está bien, de cualquier manera atendemos sus quejas y demandas de inmediato, si te das cuenta, en nuestro caso las molestias son muy bajas, casi no se habla o se quejan de nuestro mal servicio”, comento Alejandro Cisneros, responsable de la Comunicación de Cabify en México.

Uber —con la que también se intentó sostener una entrevista vía telefónica— explicó en un comunicado de prensa que empezó a difundir desde el pasado lunes una serie de medidas de reforzamiento de la seguridad en la aplicación.

Ambas aplicaciones reconocieron que sus conductores son una población flotante, pues en promedio trabajan de nueve meses a un año.

Las dos aseguran que tienen filtros y estándares altos para la contratación de socios a quienes les aplican exámenes sicométricos, toxicológicos, sicológicos, y se les pide la carta de antecedentes no penales.

A pesar de estas pruebas, ninguna de las aplicaciones —por el promedio de vida laboral de cada chofer— les da seguimiento, es decir, una vez dentro de las empresas no se les vuelve a evaluar.

A raíz de que Uber y Cabify se han visto involucradas en temas de seguridad, la primera recientemente en una investigación de la procuraduría capitalina que apunta a que los choferes son usados aparentemente para la entrega de droga, y en la segunda uno de sus choferes es investigado por la desaparición de una joven en Puebla, anunciaron el incremento en las medidas de seguridad en la aplicación, así como en el personal que labora como conductor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: