La solidaridad de los guatemaltecos allana el camino de la caravana migrante

Migrantes hondureños se transportan a pie o en camionetas, con la ayuda de ciudadanos guatemaltecos, hacia el departamento de Escuintla para acercarse a la frontera con México hoy, jueves 18 de octubre de 2018, saliendo del albergue Casa del Migrante en Ciudad de Guatemala (Guatemala). EFE

Guatemala | EFE.-

Miles de migrantes hondureños continuaron hoy su travesía por Guatemala, con el objetivo de llegar a Estados Unidos, notando la solidaridad y la amabilidad del pueblo guatemalteco, que los transporta en sus vehículos o que les da víveres para afrontar la dura travesía.

Después de caminar centenares de kilómetros a altas temperaturas bajo el sol y la lluvia, el cansancio y la fatiga es palpable en las caras cabizbajas de los miles de migrantes hondureños que siguieron este jueves atravesando Guatemala por diferentes puntos.

Al grito de “viva Honduras” y agitando pequeñas banderas de su país, con sus hijos en brazos y en carruajes improvisados, cientos de ellos abandonaron este jueves la capital guatemalteca para seguir su caminata hacia la frontera con México con la finalidad de llegar a Estados Unidos.

Bajo una pertinaz llovizna, la caravana que salió el pasado fin de semana de San Pedro Sula, enfiló por el Anillo Periférico de la ciudad después de ingerir algunos alimentos y bebidas calientes que les dieron guatemaltecos y hondureños radicados en este país.

Lo mismo que sucedió la noche del miércoles. Decenas de personas se fueron acercando a los dos albergues que funcionan en la capital y que no fueron suficientes para atender a todos los migrantes para entregar comida y víveres.

A lo largo del jueves, organizaciones sociales, civiles y religiosas, así como la Procuraduría de los Derechos Humanos, acudieron a diferentes municipios del país para verificar la situación de esta caravana, que se ha dispersado.

La magistratura de conciencia indicó que en los departamentos de Chiquimula, Zacapa, El Progreso, Coatepeque y Petén el personal de la institución ha acompañado a los migrantes “observando el respeto a los derechos humanos y verificando las acciones” de las autoridades de migración y de la Policía Nacional Civil.

La Procuraduría, acompañada de la Organización de Naciones Unidas en Guatemala, también dio seguimiento al estado de salud de Barolo Fuentes, quien está recluido en un albergue de migración de la zona 5 de la capital tras ser retenido por la policía a principios de esta semana.

Pero además de vigilar, también ayudaron con la coordinación de ayuda humanitaria para los migrantes, entre los que hay menores de edad, y verificaron la atención médica que requirieron varios de ellos.

Desde el pasado 14 de octubre, un día después de que la caravana saliera de la ciudad hondureña de San Pedro Sula, la Cruz Roja asistió a un total de 768 personas, a las que les brindó traslados, apoyo psicosocial, atención prehospitalaria, distribución de agua y restablecimiento de contacto con sus familiares.

Mientras continúa esta nueva crisis migratoria, el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, se cuestionó este jueves por los motivos que están llevando a los hondureños a abandonar su país y emprender esta larga y peligrosa andadura.

“Los motivos, no los voy a entrar a discutir en este momento, posiblemente puedan ser reales o provocados”, aseguró Morales, quien abogó porque esta experiencia “compleja” sirva para que la región se plantee políticas “mucho más profundas”.

“Tenemos que hacer cambios realmente importantes para que sea inclusivo y sostenible esa creación de empleo” en la región, acotó.

Por su parte, el ministro de Gobernación (Interior), Enrique Degenhart, visitó el municipio de Ayutla, en el departamento suroccidental de San Marcos, para verificar la situación de los cientos de inmigrantes hondureños que ya se encuentra en la línea fronteriza con México.

Ahí les advirtió que Guatemala no va a tolerar ni permitir ningún acto criminal, pues aseguró que tienen información “de robos en comercio y asaltos a personas”, aunque no detalló si esos se produjeron por parte de los migrantes.

Los hondureños siguen firmes en su deseo de alcanzar el “sueño americano” pese a que el presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó con cerrar la frontera sur del país con México si la caravana continúa con su trayecto.

“Además de detener todos los pagos a estos países, que parecen no tener casi control sobre su población, debo, en los términos más enérgicos, pedir a México que detenga este ataque, y si no puedo hacerlo, llamaré al Ejército de EEUU y (para que) CIERRE NUESTRA FRONTERA SUR!”, sentenció Trump en su cuenta de Twitter.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: