La ONU pide contención en el Golfo Pérsico en pleno aumento de la tensión

La tensión en el golfo Pérsico ha aumentado desde que Washington anunció en abril pasado el fin de las exenciones que había concedido a ocho naciones o territorios para que siguieran comprando petróleo a Irán pese a la retirada de EE.UU. del pacto nuclear con ese país. EFE/Archivo

Naciones Unidas | EFE.-

La ONU expresó este martes su preocupación por la tensión en el golfo Pérsico y pidió “contención” a todas las partes tras el sabotaje a cuatro petroleros en un puerto emiratí.

“Llamamos a ejercer contención por el bien de la paz regional, lo que incluye asegurar la seguridad marítima”, dijo el portavoz Farhan Haq preguntado al respecto durante una rueda de prensa.

El portavoz dijo que Naciones Unidas “toma nota” de la apertura de investigaciones sobre lo sucedido.

Apenas tres días después de que la Autoridad Marítima de Estados Unidos advirtiera sobre posibles actos de sabotaje de “Irán o sus intermediarios locales” contra naves comerciales en el golfo Pérsico, Emiratos Árabes Unidos denunció este domingo el sabotaje contra cuatro barcos al este del emirato de Fujairah.

El Gobierno iraní se ha desmarcado rápidamente del episodio y ha denunciado una conspiración para crear inseguridad en el golfo Pérsico, donde se vive un importante aumento de la tensión.

Este lunes, el diario The New York Times aseguró que Estados Unidos está evaluando la posibilidad de enviar a 120.000 militares a la región para hacer frente a Irán, una información que ha negado el presidente, Donald Trump.

Preguntado al respecto, el portavoz de la ONU insistió en que la prioridad para la organización es que “todas las partes (…) eviten cualquier acción que pueda elevar la tensión”.

La tensión en el golfo Pérsico ha aumentado desde que Washington anunció en abril pasado el fin de las exenciones que había concedido a ocho naciones o territorios para que siguieran comprando petróleo a Irán pese a la retirada de EE.UU. del pacto nuclear con ese país.

Como consecuencia, las autoridades iraníes amenazaron con bloquear el estratégico estrecho de Ormuz, por el que cruza una gran parte del crudo mundial, si las sanciones impiden sus exportaciones de petróleo, vitales para la economía del país persa.

Washington ha respondido con el despliegue de su portaaviones USS “Abraham Lincoln” y de otro buque en aguas del golfo Pérsico y con el envío de una flota de bombarderos B-52 a la base estadounidenses de Al Udeid, en Catar.