La OMC se paraliza mientras líderes se reúnen para desactivar la guerra comercial

Imagen de archivo del director general de la OMC, Roberto Azevedo, durante una conferencia de prensa en Ginebra, Suiza, el 12 de abril de 2017. REUTERS/Denis Balibouse

Por Tom Miles | GINEBRA | Reuters.-

Los líderes de las potencias económicas mundiales, que intentan calmar las tensiones alrededor de las políticas comerciales proteccionistas del presidente Donald Trump, buscan un consenso sobre reformas que resuelvan una crisis en la entidad creada para evitar que las disputas económicas escalen a una guerra.

La Organización Mundial de Comercio (OMC) está a punto de volverse disfuncional, justo cuando es más necesario que cumpla sus funciones de árbitro en las disputas comerciales y de guardián del intercambio global.

“Si continuamos en el curso actual, los riesgos económicos aumentarán, con potenciales efectos sobre el crecimiento, el empleo y los precios a los consumidores en todo el mundo”, advirtió la semana pasada el director general de la OMC, Roberto Azevedo.

“La OMC está haciendo todo lo posible para apoyar los esfuerzos para solventar la situación, pero encontrar soluciones requerirá de voluntad política y del liderazgo del G20”, agregó.

La OMC ha sido víctima de la guerra comercial de Trump contra su rival económico China, en momentos en que Estados Unidos presiona por reformas al organismo.

Trump no está contento con el hecho de que la OMC no haya responsabilizado a Pekín por no abrir su economía como estaba previsto cuando China se unió a la organización en el 2001.

Para forzar las reformas, el equipo de Trump ha bloqueado los nuevos nombramientos en el principal tribunal de comercio del mundo, el Órgano de Apelación de la OMC, que ahora se está quedando rápidamente sin jueces, lo que significa que no podrá emitir fallos vinculantes en disputas comerciales.

Si no hay suficientes jueces, “las disputas quedarán en el limbo”, dijo la exmiembro del Órgano de Apelación Jennifer Hillman.

Trump impuso aranceles a las importaciones de acero y aluminio en Estados Unidos a principios de este año. Esos, sumados a otras tarifas a varios productos chinos, han provocado gravámenes de represalia y representan el tipo de disputa para la cual fue creada la OMC.

Numerosos países han presentado litigios en la OMC para impugnar los aranceles. Pero si la organización no puede pronunciarse sobre ellos, las políticas agresivas de Trump no se considerarían ilegales y podrían continuar con impunidad.

El Gobierno estadounidense ha aplicado aranceles a productos chinos valorados en 250.000 millones de dólares para forzar a concesiones que cambiarían los términos de intercambio comercial entre las dos economías más grandes del mundo.

Funcionarios chinos y estadounidenses que negocian para aliviar las tensiones comerciales estaban logrando progresos el viernes en el marco de la cumbre del Grupo de los 20 en Argentina, dijo un funcionario chino.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: