La Misión de la OEA dice que la Fiscalía de Honduras ha sido “un socio incondicional”

La Misión de la OEA dice que la Fiscalía de Honduras ha sido “un socio incondicional”. EFE

Tegucigalpa | EFE.-

La Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), que depende de la OEA, dijo este miércoles que el Ministerio Público hondureño ha sido “un socio incondicional” en la lucha contra la corrupción en el país centroamericano y destacó además el trabajo del fiscal general, Óscar Chinchilla.

“El Ministerio Público ha sido un socio incondicional y de primer orden en esta lucha para combatir el flagelo de la corrupción que desde hace mucho tiempo se ha venido enraizando e institucionalizando en la vida social del país”, indicó la Maccih en un comunicado.

Desde que se instaló en Honduras, en abril de 2016, la Maccih, que depende de la Organización de Estados Americanos (OEA), ha tenido en el Ministerio Público a uno de sus “mejores aliados” para combatir la corrupción y la impunidad en la nación.

La Maccih y el Ministerio Público de Honduras han logrado “avances importantes en la investigación penal relacionada con redes de corrupción” a través de la creación de la Unidad Fiscal Especial Contra la Impunidad de la Corrupción (UFECIC), señala el comunicado.

La Misión y los fiscales de la Ufecic han trabajado “conjuntamente para judicializar” trece casos en los tribunales y en “más de 20 líneas de investigación pendientes de judicializar”.

Además, han llevado a cabo un programa de capacitación a fiscales en los departamentos de Francisco Morazán y Cortés, en el centro y norte del país.

La Maccih indicó que ninguno de estos logros hubiera sido posible “sin la firme y decidida labor” del fiscal general de Honduras y reconoció “su gestión y liderazgo” al frente del Ministerio Público, así como su apoyo hacia la Misión.

El apoyo del Ministerio Público ha sido “fundamental para concretar las líneas de acción” establecidas en el convenio de creación de la Maccih suscrito en enero de 2016 por el secretario general de la OEA, Luis Almagro, y el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández.

La Maccih es la primera iniciativa de la OEA para combatir la corrupción en un Estado miembro y se creó con un convenio para que actuara durante un periodo de cuatro años, por lo que dejará de operar en enero de 2020 si el Ejecutivo hondureño no accede a renovar su mandato.

El Gobierno de Honduras solicitó en julio pasado a la OEA evaluar el trabajo de la Maccih a través de una misiva enviada a Almagro.

La Embajada de Estados Unidos, entre otros sectores, han instado al Gobierno y a la OEA a renovar el mandato de la Maccih para que siga colaborando con el Ministerio Público en la investigación de casos de corrupción.