Fujimori vs Fujimori: la guerra entre hermanos que sacude a Perú

Esta combinación de fotos de archivo creada el 23 de marzo de 2018 muestra a los dos hijos de Alberto Fujimori, quienes se disputan el legado político de su padre: Kenji y Keiko (AFP/Archivos | STR, CRIS BOURONCLE)

Por Francisco JARA | AFP.-

El fujimorismo, la mayor fuerza política de Perú, selló su cisma seis meses después de que el expresidente Alberto Fujimori dejara la cárcel y sus hijos Keiko y Kenji podrían enfrentarse en las próximas elecciones.

Los hermanos se disputan el legado político de su padre, quien fue condenado por crímenes contra la humanidad y corrupción, pero goza de popularidad porque su gobierno (1990-2000) acabó con el terrorismo de Sendero Luminoso y la hiperinflación.

Kenji, el hijo menor del expresidente de ancestros japoneses, fue suspendido este jueves del Congreso por obra del partido que dirige su hermana y que él mismo ayudó a fundar en 2011. Había sido sancionado el miércoles, pero la votación fue anulada por problemas de procedimiento y hubo que repetirla.

Él se había marginado del partido de su hermana hacía tres meses, después de que un responsable de la constructora brasileña Odebrecht revelara que había aportado 1,2 millones de dólares a la campaña presidencial de Keiko en 2011.

Kenji denunció entonces que el partido ya no tenía “autoridad moral” y sugirió que planeaba crear uno propio para respaldar sus ambiciones presidenciales.

Pero no tardó en llegar la venganza de su hermana, cuyo partido Fuerza Popular (derecha populista) domina el Congreso.

Tres semanas después Kenji fue acusado de haber intentado comprar votos para impedir la destitución del entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski, lo que condujo a su suspensión.

Un legislador del partido de su hermana presentó la denuncia y la sustentó con un video grabado clandestinamente, cuya difusión condujo en marzo a la renuncia de Kuczynski, algo que Keiko buscaba desde hacía tiempo.

“Aquí tienes mi cabeza”

La guerra fratricida no encuentra tregua, a pesar de los lamentos del patriarca del clan, de 79 años, quien ha dicho que no retornará a la política.

En una maratónica sesión con ribetes épicos, los partidarios de Keiko aportaron los votos para que el Congreso suspendiera a Kenji y a dos legisladores aliados.

“Quiero dirigirme a mi hermana Keiko y decirte, bueno, felicitaciones, aquí tienes mi cabeza en bandeja”, dijo Kenji tras ser suspendido. “Lo que se ha vivido el día de hoy ha sido totalmente nauseabundo”, agregó.

Ahora la fiscalía investigará a Kenji y sus dos aliados por cohecho y tráfico de influencias. Keiko también enfrenta una causa por los supuestos aportes de Odebrecht, que ella niega.Keiko ha guardado silencio, pero previamente se había lavado las manos diciendo que la sanción contra su hermano no era una iniciativa de ella, sino del Congreso, al que ella no pertenece.

Queda pendiente que el Congreso se pronuncie sobre un pedido de desafuero y destitución de Kenji, que implicaría que quede inhabilidado para ocupar cargos públicos por cinco o diez años. Esto lo marginaría de la contienda presidencial de 2021, en la que aspira a enfrentar a su hermana.

Disputa partió por el indulto

La guerra entre los hermanos se desató el 21 de diciembre pasado cuando Kenji lideró a 10 legisladores fujimoristas que, desoyendo la orden del partido, se abstuvieron en una votación evitando que Kuczynski fuera destituido por sus supuestos lazos con Odebrecht.

Tres días después, Kuczynski indultó al expresidente Fujimori, quien cumplía una condena de 25 años de prisión.El indulto fue un triunfo personal de Kenji, pues su hermana no se había esmerado en conseguirlo. Algunos analistas aseguran que ella temía que su padre le disputara el liderazgo político.

Paralelamente a las maniobras en el Congreso, la Corte Interamericana de Derechos Humanos notificará en las próximas horas su fallo por un recurso contra el indulto, que podría tener alto impacto político y familiar.

“Keiko podría obtener un doble triunfo” si la Corte “manda al padre a la cárcel de regreso” después de que ella envió “a su hermano a la calle”, afirmó la analista Rosa María Palacios en un blog.Keiko, de 43 años, fue candidata presidencial en 2011 y 2016, perdiendo en balotajes ante Ollanta Humala y Kuczynski. Kenji, de 38, fue el legislador más votado en ambos comicios.

Ahora los dos hermanos podrían enfrentarse en las urnas en 2021, cuando finaliza el mandato de Martín Vízcarra, quien era vicepresidente de Kuczynski.

“Los Fujimori han marcado la vida peruana desde hace más de dos décadas y media, primero durante la presidencia del padre y luego con la incursión en política de sus hijos”, dijo el analista político Fernando Tuesta a la AFP.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: