Focos de protesta en Caracas por muerte del piloto rebelde Óscar Pérez

Tomado de AFP.-

Pequeñas protestas se registraron este sábado en Caracas por la muerte del expolicía Óscar Pérez y seis de sus hombres a manos de las autoridades, mientras se desconoce el destino del cuerpo del piloto que se rebeló contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Un centenar de personas permanecía concentrado a finales de la tarde en la calle de acceso a la morgue de Bello Monte, en el sureste de la capital venezolana, exigiendo la entrega del cadáver de Pérez a un familiar. Policías y militares, con equipos antimotines, les cerraban el paso.

“Lo quiero conmigo para enterrarlo donde yo quiera”, dijo en un video divulgado en redes sociales Aminta Pérez, madre del expolicía que se alzó contra Maduro entre protestas opositoras que dejaron 125 muertos entre abril y julio del año pasado.

Vive en México junto con la viuda de Pérez y los tres hijos de la pareja. Aura Pérez, tía del exagente, gestiona en Venezuela la cesión del cuerpo.

Más temprano, sin mayores consecuencias, hubo escaramuzas en los alrededores de la morgue entre manifestantes y funcionarios de seguridad.

Dos de los aliados de Pérez abatidos, José Pimentel y Abraham Agostini, fueron enterrados en la mañana -sin ser velados- bajo custodia militar y policial. Los otros cuatro fueron trasladados a las ciudades de Maracaibo (noroeste) y San Cristóbal (oeste).

Unas 300 personas acudieron al Cementerio del Este, principal camposanto de Caracas, donde gritaron consignas ante militares de la Guardia Nacional que les impedían ir hacia las parcelas donde eran sepultados Pimentel y Agostini. “¡Carniceros!”, clamaban.

“Vengo a rendir honores a estas personas vilmente asesinadas”, declaró a la AFP Mónica Santamaría, docente de 54 años, al llegar con una pancarta con los nombres de Pérez y sus compañeros escritos sobre una cruz.

Manifestantes también se concentraron en la zona de Altamira, bastión opositor al este de la ciudad.

El pasado lunes, los sublevados -calificados de “terroristas” por el gobierno- murieron durante una operación para su captura. Los siete fallecieron por disparos en la cabeza, según actas de defunción publicadas por la prensa, y organizaciones de derechos humanos alertan de posibles “ejecuciones extrajudiciales”.

Tras más de cinco horas de bloqueo y luego de que Pimentel y Agostini fueran enterrados frente a un puñado de familiares, los militares se retiraron, dejando pasar a la multitud.

“¡Calle, calle!”, gritaba el grupo, llamando a protestar.

Sus cuerpos fueron trasladados en la madrugada, sin autorización, denuncian familiares y políticos opositores. “Ni siquiera sus creencias religiosas se les han respetado”, declaró a la AFP la diputada Delsa Solórzano, quien preside una comisión parlamentaria para investigar el caso.

Pérez fue declarado como “el criminal más buscado” de Venezuela tras atacar el 27 de junio con granadas y armas de fuego, sin víctimas, edificios gubernamentales desde un helicóptero. El 18 de diciembre su grupo robó fusiles y municiones de un cuartel.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: