Enfermeros suman cinco días de protesta sin respuestas del Gobierno de Maduro

Enfermeros y médicos del hospital de niños JM de los Ríos se manifiestan con carteles hechos de cartones de las cajas de alimentos subsidiados entregados por el programa gubernamental CLAP (Comités locales de Abastecimiento y producción), en una protesta por mejoras salariales y el abastecimiento de medicinas y materiales médicos, en Caracas. EFE

Caracas | EFE.-

Los enfermeros de Venezuela sumaron hoy cinco días de protestas en demanda de mejoras salariales en el marco de la grave crisis económica que padece el país y ante la ausencia de respuestas del Gobierno chavista del presidente Nicolás Maduro.

“Hoy, al quinto día del llamado y acatamiento a la paralización indefinida de los servicios de enfermería, debo anunciarle al país que 25 establecimientos de salud del Distrito Capital acataron el llamado a paro”, dijo este viernes a la prensa la presidenta del Colegio de Enfermeros de Caracas, Ana Rosario Contreras.

En una rueda de prensa, informó de que en una asamblea, en la que dijo participaron representantes de otros gremios, decidieron continuar con el “paro indefinido hasta tanto el Gobierno proceda a incorporar” a su representante legal “a las mesas (de trabajo de la Administración de Maduro) que se están realizando para la revisión de las tablas salariales”.

Según Contreras, al menos 20 estados de Venezuela se unieron hoy a la paralización de las actividades rutinarias propias de los enfermeros, pero, aclaró, se han atendido las emergencias y las urgencias, así como las inmunizaciones, debido a las epidemias que han surgido en el país, aunque no especificó cuáles.

Asimismo, la enfermera se dirigió al director de la Maternidad Concepción Palacios de Caracas, Alí Barrios, para advertirle de que no busque “silenciar la voz de protesta” a través de los “colectivos” (grupos afines al Gobierno) porque de hacerlo será “el responsable” de que el centro “se quedé sin trabajadores”.

Contreras aseguró también que hoy, fin de mes, las enfermeras recibieron de pago 1.555.000 bolívares por el reglamentario bono de alimentación (entre 0,70 y 16 dólares según las tasas oficiales) y 1.200.000 bolívares por el salario base (entre 0,54 y 12,5 dólares).

“¿Quién puede mantener una familia?”, preguntó Contreras, pues la canasta alimentaria en Venezuela se sitúa en 220 millones de bolívares (entre 85 y 1.960 euros).

Aunque la demanda principal de los enfermeros durante esta semana de protestas son las mejoras salariales, tampoco denuncian los fallos en las infraestructuras y equipos de los hospitales, así como la falta de medicinas y materiales médicos.

El Gobierno venezolano no se ha pronunciado sobre esta protesta, que se desarrolla al mismo tiempo de otra de docentes universitarios por el mismo motivo: mayores ingresos ante el cada vez menor poder de compra del bolívar, del que se necesitan 96.000 o 2,2 millones, según la tasa de cambio que se use, para comprar apenas un dólar (0,85 euros).

Sin embargo, el Gobierno sí ha declarado que revisa las tablas salariales de todos los empleados públicos tras el aumento del salario mínimo del 103 % que decretó Maduro hace casi dos semanas, cuando lo situó en 5.196.000 bolívares (46 o 2 euros).

Además, hace apenas cuatro días Maduro designó al médico Carlos Alvarado como su nuevo ministro para la Salud en sustitución de Luis López, quien estuvo al frente de la cartera desde mayo del pasado año y siempre negó la crisis del sector.

También hoy, el diputado a la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) Armando Armas dijo que el paro de los enfermeros deja en evidencia “el gran fracaso de un sistema indolente y corrupto al cual no le importa la vida del pueblo”, en referencia al Gobierno de Maduro.

Según Armas, en el hospital Luis Razetti de Barcelona, el más grande del estado Anzoátegui (noreste), más de 300 profesionales de la enfermería han dejado sus puestos debido a los bajos ingresos.

La profunda crisis económica que afecta a Venezuela genera semanalmente protestas de los distintos sectores, aunque el de salud se ha vuelto el protagonista de estas manifestaciones los últimos días ya que además de la escasez de medicinas y materiales médicos también se ven afectados por los bajos salarios.

Los profesores universitarios, que este viernes finalizaron un paro de 48 horas y se espera que pronto anuncien nuevas acciones, también han pedido, por su parte, medidas para atajar la hiperinflación, que ha pulverizado el poder de compra de los venezolanos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: