El poeta Ernesto Cardenal exige a Ortega que detenga la represión en Nicaragua

Sacerdote y poeta nicaragüense Ernesto Cardenal. EFE

Managua | EFE.-

El sacerdote y poeta nicaragüense Ernesto Cardenal exigió hoy al presidente del país, Daniel Ortega, que cese la “represión” hacia los compatriotas que protestan contra su Gobierno, que ha causado al menos 200 muertos.

“Exijo que pare inmediatamente esta represión que está sufriendo nuestro pueblo. Desde hace ya varios meses hemos tenido masacres en todo el país, y secuestros, prisioneros, torturas”, dijo Cardenal, de 93 años, ganador del Premio Reina Sofía 2012.

El mensaje del exministro de Cultura en los años 80, tras la revolución sandinista, sirvió para que el sacerdote trapense se dejara ver casi un año y medio después, al menos en vídeo, y reiterara sus críticas al presidente y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

“Tanto Rosario Murillo como Daniel Ortega (en) Nicaragua, pareciera como que ellos son dueños”, afirmó Cardenal, autor de “Epigramas” y “Oración por Marilyn Monroe”.

Cardenal conoce bien a la pareja presidencial porque participó en la lucha contra la dictadura de los Somoza y fue militante hasta 1995 del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), del que está distanciado.

La última crítica del poeta fue tras el ataque de fuerzas “combinadas” del Gobierno a la ciudad de Masaya, que está a 29 kilómetros al noreste de Managua, que dejó al menos 3 muertos y 30 heridos.

“Que cese inmediatamente esta represión, es lo que exigimos ahora”, insistió.

Siendo ministro de Cultura, el sacerdote recibió la amonestación pública del papa Juan Pablo II al visitar Nicaragua (marzo de 1983) por mezclar la religión con la revolución sandinista.

Cardenal es uno de los autores más prestigiosos de Nicaragua, con obras traducidas a 20 idiomas y reconocimientos como la orden Legión de Honor en Grado de Oficial por el Gobierno de Francia.

Nicaragua cumplió ayer dos meses desde que comenzó la crisis sociopolítica más sangrienta desde los años de 1980, con Ortega también como presidente.

Las protestas contra Ortega y su esposa y vicepresidenta comenzaron por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una reclamaación que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción contra él.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: