El partido opositor CxL quiere a Ortega en las elecciones transparentes en Nicaragua

EFE

Managua | EFE.-

El partido opositor Ciudadanos por la Libertad (CxL) informó este jueves su interés en que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, busque la reelección en los próximos comicios, en 2021 o antes, siempre que los mismos sean transparentes.

Aunque la actual crisis sociopolítica de Nicaragua se debe a la permanencia de Ortega en el poder desde 2007 y su estilo de Gobierno, CxL cree que el actual presidente sería el “candidato ideal” para acabar con el predominio sandinista.

“Nadie quiere que exista reelección en Nicaragua, pero la realidad es que, si Ortega es el que va a correr, para nosotros es el candidato ideal, porque está en sus momentos más bajos, no hay forma de que pueda ganar si la población se decide votar”, dijo a periodistas la dirigente de CxL, Kitty Monterrey.

Desde el estallido social de abril de 2018, la popularidad de Ortega parece haber caído de forma drástica, y los opositores dudan de que supere el 38 por ciento de votos que le garantizaron la vuelta al poder hace 12 años y medio, si en Nicaragua se realizan elecciones “libres, transparentes y observadas”.

De acuerdo con la oposición, cada proceso electoral en Nicaragua ha sido fraudulento desde que Ortega se reinstaló en la Presidencia, debido a su influencia en todos los Poderes del Estado.

Según Monterrey, bastaría con que unas elecciones tengan observación electoral, nacional e internacional, en todo su proceso, para que Ortega se vea obligado a ceder el poder.

En 2018 CxL propuso reformas electorales para el retorno de la democracia en Nicaragua, que incluyeron la entrega de cédula de identidad y el derecho al voto para todos los nicaragüenses, un Poder Electoral eficiente, transparente e imparcial, y la garantía del respeto a la voluntad popular.

También propuso reformas para asegurar procesos electorales transparentes, plenamente fiscalizados y observados, para que los ciudadanos tengan derechos a organizarse políticamente, y los gobernantes estén sujetos a lo que decida la población.

Ortega, quien afirma que la exigencia popular de elecciones inmediatas y transparentes es un “golpe de Estado fallido”, se niega a adelantar los comicios de 2021.