El partido de Lula, primera fuerza en la Cámara de Diputados brasileña

El candidato a la Presidencia de Brasil por el Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad, y su fórmula vicepresidencial, Manuela Davila, fueron registrados este domingo, tras conocer su paso a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en su país, en Sao Paulo (Brasil). EFE

Brasilia | EFE.-

El Partido de los Trabajadores (PT), que lidera el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva desde la cárcel, será la primera fuerza política en la Cámara de Diputados de Brasil, según los resultados de los comicios de ayer divulgados hoy.

El Partido Social Liberal (PSL), del ultraderechista Jair Bolsonaro, dio un salto exponencial al pasar del solitario diputado que consiguió en 2014 hasta los 52 escaños, de un total de 513 que completan la Cámara Baja.

En las elecciones presidenciales, Bolsonaro obtuvo el 46,03 % de los votos y el progresista Fernando Haddad, sucesor de Lula en la contienda, el 29,28 %, por lo que ambos se medirán el día 28 de este mes en una segunda vuelta.

El PT de Lula, que tuvo en Haddad a su candidato presidencial, consiguió mantenerse como la primera fuerza de la Cámara de Diputados con 56 asientos, aunque perdió doce con respecto a las elecciones de 2014.

Los resultados oficiales, no obstante, podrían sufrir ligeras alteraciones en función de decisiones pendientes en la justicia electoral sobre algunos candidatos, que aún pudieran ser inhabilitados por abusos económicos o políticos.

El tercer mayor grupo en la próxima legislatura será la del Partido Progresista (PP, centro), con 37 diputados, y el cuarto el del Movimiento Democrático Brasileño (MDB), que lidera el presidente Michel Temer y ha pasado de ser la segunda fuerza, con 65 diputados elegidos en 2014, a los 34 de este 2018.

Otra de las siglas tradicionales en la Cámara Baja, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que quedó en cuarto lugar en las presidenciales con el exgobernador de Sao Paulo Geraldo Alckmin, perdió casi la mitad de sus diputados al pasar de los 54 de 2014 a los 29 de este año.

El partido Novo (liberal) irrumpe con ocho legisladores en una Cámara Baja de gran fragmentación con treinta formaciones diferentes con representación parlamentaria, lo que pondrá a prueba el poder de negociación del futuro presidente de Brasil para sacar adelante sus proyectos.

Además, Eduardo Bolsonaro, hijo de Jair Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura militar (1964-1985), se convirtió en el diputado federal más votado de la historia de Brasil al obtener 1.843.735 millones de votos por el estado de Sao Paulo.

El hijo del ultraderechista superó en la clasificación de diputados federales con mayor número de votos en unas elecciones a Enéas Carneio, quien tuvo 1.573.642 millones de sufragios en 2002.

Otra aliada de Bolsonaro, la periodista Joice Hasselmann, fue la segunda diputada más votada en Sao Paulo, de una lista en la que también figuran el líder del ultraconservador Movimiento Brasil Libre (MBL), Kim Kataguiri, y el payaso Tiririca, entre otros.

Igualmente, la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, que ejercía como senadora, estará también en la Cámara de Diputados por el estado de Paraná, al igual que Aécio Neves, del PSDB, investigado por corrupción y quien consiguió también un escaño por el estado de Minas Gerais.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: