El IICA firma un acuerdo con la ICCO para acelerar el desarrollo del cacao en la región

Su objetivo es brindar asistencia a los productores de cacao de la región mediante cooperación técnica, servicios de asesoramiento directo, capacitación e intercambio de conocimientos.

Kingston, Jamaica | (IICA).-

Los cultivadores de cacao de América Latina y el Caribe (ALC) pueden beneficiarse de un importante acuerdo firmado entre el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y la Organización Internacional del Cacao (ICCO), dirigido a impulsar la producción de cacao de la categoría premium reconocida mundialmente.

En marzo de 2018 el Dr. Manuel Otero, director general del IICA, y el Dr. Jean-Marc Anga, director ejecutivo de la ICCO, firmaron un memorando de entendimiento que hace hincapié en la productividad, la competitividad, el acceso a los mercados, el desarrollo de capacidades y la resiliencia ante el cambio climático. Su objetivo es brindar asistencia a los productores de cacao de la región mediante cooperación técnica, servicios de asesoramiento directo, capacitación e intercambio de conocimientos.

El IICA, organismo que promueve el desarrollo agrícola y rural en ALC, está consciente de que los cultivadores de cacao de la región enfrentan desafíos como las enfermedades del cultivo, los bajos rendimientos, el acceso limitado al financiamiento y las restricciones de entrada a los mercados, entre otros. La ICCO, establecida en 1973, representa los intereses de los países productores y consumidores de cacao a escala global. Por consiguiente, la combinación de los conocimientos especializados de ambas instituciones debe garantizar el desarrollo de una economía sostenible del cacao en la región.

El valioso patrimonio del cacao se remonta hasta miles de años atrás; sus raíces pueden hallarse en los bosques lluviosos de la cuenca del Amazonas. No obstante, la región que le obsequió al mundo el cacao y el chocolate, uno de sus placeres culposos favoritos, ya no domina el mercado. En la actualidad África controla el 75 % de la producción mundial, mientras que ALC cultiva solo el 17 % de este producto.

Hoy el mercado global distingue dos categorías principales de este producto: el cacao común o a granel y el conocido como cacao fino y de aroma. En la región de ALC se encuentra la gran mayoría de países productores del cacao de esta última categoría.

El cacao fino y de aroma se reconoce como el de más alta calidad en el mundo. Lo que lo diferencia del cacao a granel que se comercializa más ampliamente es su aroma y sabor característicos. Al igual que un vino sofisticado, este cacao ofrece a los consumidores chocolates con una variedad de sabores, derivados de siete perfiles básicos, descritos como floral, afrutado, térreo y sabor a caramelo, nuez, especias y verduras.

Su expresión de sabor depende de la genética del árbol, el terroir y la fermentación, el secado y el conchado del grano durante la elaboración del chocolate. Sin embargo, en ALC se pierden cada vez más los conocimientos y las habilidades requeridos para producir el mejor cacao fino y de aroma.

Durante una reunión celebrada el año pasado con la Dra. Elizabeth Johnson, representante del IICA en Jamaica, el Dr. Anga expresó la disposición de la ICCO para fortalecer las relaciones con los países productores de cacao fino y de aroma, a fin de contribuir a la revitalización y ampliación de este sector del cacao en la región.

Una vez finalizado y firmado, el memorando de entendimiento no puede ser sobrestimado. La cosecha y fermentación de este tipo de cacao constituye una labor particularmente delicada y costosa, que requiere un uso intensivo de mano de obra. Una industria revitalizada y sostenible podría ayudar de manera significativa a cambiar la suerte de los más de 250 000 productores de cacao de la región, mediante el mejoramiento de sus medios de vida, la promoción del desarrollo rural y la generación de oportunidades para los jóvenes y las mujeres, lo que tendría un impacto positivo en millones de personas que toman parte en la cadena de valor del cacao en la región.

Asimismo, el incremento en la popularidad del cacao y el chocolate en los mercados emergentes, la valoración del chocolate de calidad superior y los beneficios para la salud del chocolate amargo suponen nuevas posibilidades para una región que aún no ha aprovechado las numerosas oportunidades económicas que conlleva la generación de productos de valor agregado, tales como manteca, granos descortezados, licores, pastas para untar, cosméticos y productos para mejorar la salud y el bienestar. El chocolate amargo contiene antioxidantes y flavonoides asociados a la buena salud del corazón, propiedades anticancerígenas y mejores funciones cognitivas. Una onza o una cantidad inferior de este producto al día es todo lo que se requiere para obtener sus beneficios.

Veinticuatro de los 34 países miembros del IICA constituyen productores de cacao fino y de aroma. La Dra. Johnson, quien cuenta con conocimientos especializados sobre la utilización y conservación de recursos fitogenéticos como el cacao, fue designada por el IICA para liderar los esfuerzos que el Instituto realiza en términos de este prometedor proyecto.

Deja un comentario

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: