EEUU, México y Canadá sellan el texto final del T-MEC

La viceprimer ministra de Canadá Chrystia Freeland (y), el representante Comercial de EEUU Robert Lighthizer (d) y el negociador de Mexico Jesus Seade (C) enseñan los documentos del T-MEC firmados en Ciudad de México el 10 de diciembre de 2019 (AFP | RODRIGO ARANGUA )

Por Yussel GONZALEZ, Jean ARCE | AFP.-

Tras negociar durante meses normas laborales, Estados Unidos, México y Canadá firmaron este martes una modificación a su tratado de libre comercio T-MEC, lo que allana el camino para su ratificación final.

Empero, el Senado de Estados Unidos no abordará el acuerdo hasta que termine el juicio político al que seguramente será sometido el presidente Donald Trump, por lo que probablemente demorará hasta el año próximo su aprobación en el Congreso, dijo el líder de la mayoría republicana de la Cámara Alta Mitch McConnel-

“Es un acuerdo político, sin eso no se logra nada y en ese marco creo que estoy obligado a reconocer el trato respetuoso que recibimos del presidente Donald Trump”, dijo el mandatario mexicano Andrés Manuel López Obrador al encabezar la firma del acuerdo en el Palacio Nacional de Ciudad de México.

“Es el mejor acuerdo comercial en la historia”. dijo el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer.

Lighthizer firmó el acuerdo por parte del gobierno de Donald Trump junto con la viceprimera ministra canadiense, Chrystia Freeland y el subscretario mexicano para América del Norte, Jesús Seade.

Seade dijo en rueda de prensa que es “oro molido para México” el haber establecido en el nuevo pacto la posibilidad de convocar paneles para resolver todo tipo de disputas entre los socios, algo que no se había podido incluir en el texto del TLCAN.

Freeland dijo que lo firmado es el fruto de una “larga, ardua y, por momentos, tensa negociación”.

“Lo hemos logrado juntos en un momento del mundo en el que es cada vez más difícil conseguir cerrar acuerdos comerciales”, subrayó.

México estuvo muy presionado a reformar su régimen laboral y a admitir inspecciones que le generaban resistencia. Por eso al calificar de “muy bueno” la acordado, Seade subrayó: “Ni un solo resultado es una píldora amarga que nos hayamos tenido que tragar”.

El T-Mec, que se firmó originalmente en noviembre de 2018, reemplazará al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) vigente desde 1994, que muchos sindicatos en Estados Unidos y el propio presidente Donald Trump consideran nefasto para el empleo estadounidense.

El acuerdo original solo había sido ratificado por México debido a las enmiendas su Congreso deberá volver a tratarlo.

Sin inspectores

Congresistas y sindicatos de Estados Unidos reclamaron tomar previsiones para que su vecino del sur cumpla efectivamente con normas laborales que le impidan sacar ventajas frente a la mano de obra estadounidense que es más cara.

Estados Unidos llegó a proponer que inspectores fiscalizaran las fábricas mexicanas para certificar el respeto a las normas laborales del T-MEC pero el gobierno de López Obrador se opuso.

Seade dijo este martes que no habrá inspectores externos en fábricas mexicanas y que en su lugar, la fiscalización estará a cargo de paneles. “Se crea un mecanismo, que son paneles para resolución de controversias”, dijo.

Los demócratas también habían insistido en incluir severas normas ambientales y mecanismos para vigilar su cumplimiento. El acuerdo crea “agregados ambientales” en Ciudad de México que se ocuparán de vigilar sus leyes y reglamentos.

La revisión del texto incluyó también el capítulo de las medicinas.

Los cambios quitaron normas que exigían a los tres socios otorgar al menos de 10 años de exclusividad para drogas biológicas, lo cual facilitará el rápido ingreso de genéricos al mercado y reducir así los precios.

“Infinitamente mejor “

Más temprano, la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, dijo en Washington que el T-MEC quedó “infinitamente mejor que lo que se había propuesto inicialmente”.

Por su parte, el presidente de la central sindical AFL-CIO Richard Trumka dijo que “el T-MEC está lejos de ser perfecto pero no se puede negar que las reglas de comercio serán más justas”.

Más temprano, López Obrador dijo que habló por teléfono con sus homólogos de Estados Unidos y Canadá, Donald Trump y Justin Trudeau. “A los dos les agradecí su valiosa participación y apoyo para aprobar el T-MEC”, dijo el presidente en Twitter.

La ratificación del T-MEC marcaría una importante victoria política para Trump, que consideraba al TLCAN como “el peor acuerdo comercial de la historia”.