Lo Último

Diócesis nicaragüense condena violencia que ha dejado 10 muertos en Masaya

Habitantes curiosos de la ciudad de Granada observando los destrozos ocasionados por los saqueos de la noche del martes 5 de junio en la ciudad turística. Foto: cawtv.net

Managua | EFE.-

El consejo presbiteral de la Arquidiócesis de Managua condenó hoy los hechos de violencias registrados en los últimos días en la ciudad de Masaya, que se ha cobrado la vida de al menos 10 personas, y exhortó al Gobierno a cesar de inmediato la represión contra la población.

En un comunicado, ese consejo de religiosos condenó además las destrucciones, los saqueos, las violaciones a los derechos humanos “en todas sus expresiones en contra del noble pueblo de Masaya”, ciudad ubicada a 28 kilómetros al sureste de Managua.

Asimismo, exhortó a las autoridades gubernamentales “y a los responsables de estos actos que cese de inmediato todo tipo de violencia y represión contra la población civil”.

Según el consejo presbiteral de la arquidiócesis capitalina, esos “acontecimientos que han enlutado a las familias nicaragüenses por reclamar sus derechos de justicia y democracia, y los constantes ataques a la ciudad de Masaya” han sido realizados por “las fuerzas policiales regulares, antimotines y grupos armados afines del Gobierno”.

En Masaya fallecieron diez personas en los últimos días, mientras que unos 62 resultaron heridos, según la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).

Desde el 18 de abril, Nicaragua vive su crisis más sangrienta desde los años ochenta con al menos 127 muertos y un millar de heridos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El secretario ejecutivo de la ANPDH, Álvaro Leiva, cifró este miércoles en 130 las víctimas mortales de la crisis, y acusó de esos asesinatos a los grupos afines al Gobierno.

Las protestas contra Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, comenzaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del líder, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.

El Gobierno, mientras, responsabiliza de la violencia a grupos políticos de oposición.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: