Denuncian que una treintena de mujeres fueron asesinadas en Honduras en enero

Cifras oficiales y organizaciones feministas dan cuenta que cada 18 horas hay un asesinato de una mujer en Honduras, que aún tiene altas tasas de homicidios con un promedio actual de once muertes diarias. EFE/Archivo

Tegucigalpa | EFE.-

Unas 30 mujeres fueron asesinadas en Honduras en enero de este año, un 3,2 por ciento menos que las 31 del mismo mes de 2018, y más del 90 por ciento de esos casos están impune, informaron este sábado fuentes oficiales y activistas.

La directora del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, Migdonia Ayestas, dijo a periodistas que las víctimas tenían entre 4 y 70 años de edad.

Señaló que la muerte violenta de mujeres en el país centroamericano es “una grave preocupación”, y afirmó que el 83 por ciento de estas muertes ocurrieron en los departamentos de Cortés y Yoro (norte), Francisco Morazán (centro) y Atlántida (Caribe).

Agregó que el 57 por ciento de las muertes de mujeres se registraron en el Distrito Central, conformado por Tegucigalpa y Comayagüela; San Pedro Sula, La Ceiba y Olanchito, en el centro, norte y Caribe del país.

Las mujeres en Honduras son víctimas de violencia doméstica, intrafamiliar, amenazas de muerte, violencia sexual e intimidación, entre otras, añadió Ayestas.

Según datos del estatal Comisionado de los Derechos Humanos y del Centro de Derechos de Mujeres, en 2017 fueron asesinadas 389 mujeres en Honduras, frente a las 350 del año anterior.

En Honduras hay más del 90 por ciento de impunidad en los casos de mujeres asesinadas, denunciaron activistas del no gubernamental Centro de Derechos de la Mujer (CDM).

Cifras oficiales y organizaciones feministas dan cuenta que cada 18 horas hay un asesinato de una mujer en Honduras, que aún tiene altas tasas de homicidios con un promedio actual de once muertes diarias.

Según cifras de organismos no gubernamentales, el 60 por ciento de las mujeres en Honduras son asesinadas con arma de fuego, y en su mayoría mueren a manos de sus parejas o exparejas.