Cuba protesta por evento de EEUU en ONU a favor de presos políticos cubanos

Una cárcel cubana. Cortesía / elnuevoherald.com

Naciones Unidas | EFE.-

Cuba condenó hoy “de la forma más enérgica” el lanzamiento de una campaña a favor de los presos políticos de la isla que EE.UU. anunció para el próximo martes en la ONU y pidió al secretario general del organismo, António Guterres, que lo cancele porque “viola las normas y la Carta” de Naciones Unidas.

La embajadora de Cuba ante la ONU, Anayansi Rodríguez, pidió en una carta enviada a Guterres que se realice una investigación interna “a fin de determinar las responsabilidades por las violaciones” que señala en la misiva.

El Departamento de Estado de EE.UU. anunció que el próximo martes, 16 de octubre, se lanzará la campaña “Jailed for What” (“Encarcelados para qué”) a favor de unos 130 prisioneros políticos cubanos, en la Sala del Consejo Económico y Social (ECOSOC) de la ONU.

En el lanzamiento, la oradora será la diplomática estadounidense Kelley E. Currie, tras lo cual se llevará a cabo un foro en el que participará el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

De acuerdo con un comunicado de Rodríguez, para el Gobierno cubano, con dicha acción “se intenta empañar el nombre de Naciones Unidas en un acto en contra de un Estado miembro, en contravención de los propósitos y principios de la Carta de Naciones Unidas”.

“Bien ameritaria que el Gobierno de EE.UU. transformara su campaña de ignominia por perdón sentido y reparación al pueblo cubano por los daños ocasionados por los 56 años de bloqueo”, afirman.

En su carta a Guterres, Rodríguez recuerda que las normas relativas al uso de las salas de conferencias establecen “claramente” que solo se realizarán eventos que estén en consonancia con los propósitos y principios de la ONU y “estén justificados por pertinencia para la labor de la organización”.

La embajadora de Cuba ante la ONU asegura que el evento viola “de forma flagrante” dichas normas y solicita que se cancele.

El Gobierno cubano no reconoce a la disidencia interna al considerarlos “contrarrevolucionarios” o “mercenarios” al servicio de intereses extranjeros, niega que en las cárceles de la isla existan presos políticos y sostiene que se trata de delincuentes comunes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: