Costa Rica felicita al presidente electo de Guatemala y confía en estrechar sus lazos

EFE

San José | EFE.-

El Gobierno de Costa Rica felicitó este lunes al presidente electo de Guatemala, Alejandro Giammattei, y manifestó su confianza en que los vínculos bilaterales seguirán fortaleciéndose.

“El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado Quesada, expresó su felicitación al presidente electo de Guatemala y le expresó los deseos de fortalecer los vínculos entre las dos naciones”, indica un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores.

El Gobierno de Costa Rica también envió un “cordial saludo para el pueblo y el Gobierno” de Guatemala por el proceso electoral de segunda ronda celebrado el domingo, en el que “el pueblo guatemalteco nuevamente ha dado muestras de su vocación por la democracia con un proceso electoral participativo”.

“El Gobierno costarricense expresa su convencimiento de que Guatemala y Costa Rica continuarán profundizando sus tradicionales relaciones de amistad y cooperación, así como una agenda común de valores y propósitos compartidos en el plano bilateral, regional y mundial”, añade el comunicado oficial.

Giammattei, del partido de centroderecha Vamos, ganó las elecciones con el 57,95 por ciento de los votos, frente al 42,05 por ciento que consiguió la ex primera dama Sandra Torres.

“Costa Rica brinda su cálido reconocimiento a la hermana República de Guatemala, y saluda a los candidatos participantes en la elección presidencial, por contribuir a revitalizar el ejercicio del sufragio en esa nación”, agregó el Gobierno costarricense.

El presidente de Costa Rica también resaltó el trabajo efectuado por el exmandatario costarricense (2014-2018), Luis Guillermo Solís, como jefe de la Misión Electoral de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en las elecciones guatemaltecas.

El futuro presidente de Guatemala, de 63 años y médico de profesión, asumirá el cargo el próximo 14 de enero en sustitución de Jimmy Morales y en campaña se caracterizó por proponer “mano dura” contra los criminales y un “muro económico” para frenar la inmigración irregular, así como “reconstruir el país”.