Lo Último

Correa regresa a Bélgica tras su agitada visita de diez días a Ecuador

Fotografía tomada este viernes en la que se registró al expresidente de Ecuador Rafael Correa, durante la convención del partido Alianza País, en Esmeraldas (Ecuador). EFE

Quito | EFE.-

El expresidente ecuatoriano Rafael Correa, que visitó en los últimos díez días su país para cumplir una agitada agenda política por el cisma en el movimiento oficialista Alianza País, cuya dirección se disputa con su sucesor, Lenín Moreno, regresó hoy a Bélgica desde su natal Guayaquil.

El exmandatario, con el apoyo de decenas de sus seguidores en el aeropuerto de esta ciudad portuaria, llegó a la terminal para abordar un vuelo privado con rumbo a Bogotá, donde cambiará de avión con destino a Bruselas.

En cortas declaraciones al diario El Comercio, mientras se despedía de sus simpatizantes, Correa aseguró que se iba de Ecuador preocupado por la situación del estado de derecho en el país que, a su criterio, ha sufrido un menoscabo.

Asimismo, expresó su preocupación por la situación en el interior del movimiento oficialista Alianza País, dividido entre quienes lo apoyan y los que respaldan a Moreno.

“Ojalá no nos quiten bajo el tapete el movimiento Alianza País, porque ellos (los morenistas) saben que las bases están con nosotros”, declaró Correa.

Varios legisladores y dirigentes de Alianza País fueron a despedir en el aeropuerto a Correa, quien desde que llegó al país, el pasado 25 de noviembre, ha recorrido varias zonas del país para conversar con los militantes afines a su postura.

Una de sus últimas actividades fue encabezar una Convención no autorizada de su facción de Alianza País en la ciudad costera de Esmeraldas (noroeste), donde se resolvió abrir un expediente para expulsar del movimiento a Moreno.

“Vamos a fortalecer la Revolución, pero eso también significa hacer una depuración ¡La traición no puede estar en nuestras filas!”, escribió ayer Correa en su cuenta de Twitter, al evaluar las resoluciones de la Convención de su grupo.

El pulso entre Correa y Moreno, que comenzó por temas políticos poco después de que el primero entregara el poder al segundo el pasado 24 de mayo, se agudizó cuando el actual gobernante se quejó de la “crítica” situación económica que había heredado.

Pero la situación se resquebrajó el pasado 31 de octubre, cuando el ala correísta de AP cesó como presidente del movimiento a Moreno, una acción que un tribunal penal anuló un día después.

Luego, a raíz de la anulada destitución, Moreno hizo una purga en AP y destituyó de la vicepresidencia y de la secretaría del grupo al excanciller Ricardo Patiño y a la expresidenta de la Asamblea Nacional y ahora legisladora Gabriela Rivadeneira.

Correa gobernó Ecuador entre 2007 y 2017 y desde julio pasado vive en Bélgica, de donde es oriunda su esposa, Ann Malherbe.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: