Lo Último

Concluye con éxito la XIX Cumbre Judicial Iberoamericana

Emiten la declaración de Quito

Aspecto general del acto de clausura de la Cumbre Judicial Iberoamericana, realizado en “La Capilla del Hombre”, espacio cultural construido por el célebre pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín.

Con la aprobación de 24 productos para fortalecer los sistemas de administración de justicia en la región, las y los presidentes de las Cortes, Tribunales Supremos de Justicia y Consejos de la Judicatura o Magistratura de 22 países, concluyeron este 20 de Abril la Asamblea Plenaria de la XIX edición de la Cumbre Judicial Iberoamericana, en Quito, capital de la república del Ecuador.

Conclaves

La presidenta de la Corte Suprema de Justicia, magistrada  Alba Luz Ramos Vanegas, representó a Nicaragua en este conclave internacional, que a lo largo de estos encuentros ha producido importantes resultados, como el Código Iberoamericano de Ética Judicial, las reglas de Brasilia sobre acceso a la justicia de las personas en condición de vulnerabilidad, y las recomendaciones en materia de transparencia, rendición de cuentas e integridad de los sistemas de justicia.

Otros resultados de la Cumbre Judicial son la Comisión de Métodos Alternativos de Resolución  de  Conflictos, los  Tribunales  de Tratamiento  de  Drogas y la Comisión de Género y Acceso a la Justicia, entre otras. Todas estas estructuras y productos contribuyen a consolidar la identidad de este espacio Iberoamericano y su vocación para introducir mejoras en la administración de justicia y servir mejor a los ciudadanos de nuestros países.

La presidenta del Poder Judicial nicaragüense, durante los trabajos de la Cumbre Judicial Iberoamericana.

Entre los 24 productos aprobados en la reunión de Quito, destacan el decálogo iberoamericano de justicia juvenil restaurativa; la declaración judicial  iberoamericana sobre  justicia ciudadana y participativa; los estándares de justicia juvenil restaurativa en la implementación de medidas no privativas de libertad y medidas alternativas al proceso penal juvenil; y el protocolo para la estructura y redacción de sentencias.

Otros acuerdos aprobados en la Cumbre Judicial fueron el protocolo para la dirección de actuaciones judiciales orales; el perfil del juez y modelo de formación; el portafolio de herramientas de gestión Judicial a través de medios electrónicos como apoyo a juezas y jueces en el sistema oral; el manual identificador de la jurisprudencia de Iberoamérica; el protocolo Iberoamericano de justicia en audiencia y guía de buenas prácticas; el protocolo y guía de buenas prácticas en materia de extinción de dominio; las recomendaciones sobre ciberseguridad o ciberdelincuencia; y el compendio normativo sobre ciberdelincuencia.

Factor de cohesión social

Las y los participantes en la Cumbre declararon “nuestra voluntad de seguir aunando esfuerzos para que los poderes  judiciales  se  erijan  en  un  factor  de  cohesión  social,  igualdad, inclusión, no discriminación y de afianzamiento democrático de nuestras sociedades”.

La presidenta de la Corte Suprema de Justicia, magistrada Alba Luz Ramos Vanegas, firma la Declaración de Quito, con la cual concluyó la XIX edición de la Cumbre Judicial Iberoamericana.

La Cumbre Judicial Iberoamericana es un órgano de integración regional que funciona mediante reuniones preparatorias y rondas de talleres, que concluyen con una reunión cada dos años, en la cual las más altas autoridades de los sistemas  de justicia aprueban los productos, documentos y declaraciones ampliamente discutidas de previo.

Los resultados ponen de relieve “nuestro compromiso con la  modernización de la administración de justicia, la consideración esencial de las personas y sus bienes jurídicos como eje primordial de la actividad de los Poderes Judiciales,  la modernización tecnológica, el fortalecimiento de la formación judicial especializada y la transformación de las estructuras organizativas, todo ello para afianzar la independencia del poder judicial y coadyuvar a la eficiencia de la función jurisdiccional”, manifiesta  la Declaración de Quito.

Las y los asistentes a la cumbre, reafirmaron la voluntad de seguir aunando esfuerzos para que los poderes  judiciales  se  erijan  en  un  factor  de  cohesión  social,  igualdad, inclusión, no discriminación y de afianzamiento democrático de nuestras sociedades.

La Asamblea Plenaria de esta cumbre fue un espacio para suscribir declaraciones que enriquezcan y fortalezcan la eficiencia de la función jurisdiccional, entre ellas el compromiso  con  los  objetivos  de  desarrollo sostenible de la agenda 2030 de Naciones Unidas y los principios jurídicos medioambientales para un desarrollo ecológicamente sostenible.

También se renovaron comisiones como la de coordinación y  seguimiento,  comisión de métodos alternativos de resolución de conflictos; tribunales de tratamiento de droga y alcohol; comisión iberoamericana de justicia medioambiental; de seguimiento a las Reglas de Brasilia; iberoamericana de ética judicial y la comisión de género y acceso a la justicia, entre otros.

El acta declaratoria finalizó con la aprobación del Diccionario Panhispánico del Español Jurídico, en un esfuerzo conjunto realizado por la Real Academia de la Lengua, el Consejo General del Poder Judicial de España, los Poderes Judiciales de Iberoamérica, Academias de la Lengua de toda la región, así como de Universidades y destacados juristas de Iberoamérica.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: