Lo Último

Clero apoya a obispo Báez tras audio polémico, afirma cardenal de Nicaragua

Cardenal Leopoldo José Brenes, Arzobispo de Managua. Foto archivo / cawtv.net

Managua | EFE.

El obispo auxiliar de la arquidiócesis de Managua, Silvio Báez, cuenta con el apoyo del clero de Nicaragua, afirmó hoy el cardenal Leopoldo Brenes, en medio de la polémica desatada por una grabación en audio que supuestamente reproduce la voz del primero, en la que plantea “presionar nuevamente al Gobierno”.

“Es un hermano, nosotros lo apoyamos”, dijo Brenes a periodistas este miércoles, en medio de la crisis sociopolítica que ha dejado cientos de muertos desde abril, en protestas contra el presidente Daniel Ortega.

La polémica surgió ayer, cuando medios oficialistas informaron que la comunidad cristiana de Managua San Pablo Apóstol divulgó una grabación, en la que supuestamente Báez insta a “presionar nuevamente al Gobierno para que vuelva a pedir a la Conferencia Episcopal la reanudación del diálogo” y valora la posibilidad de “volver a poner tranques (bloqueos en carreteras)”.

En un comunicado emitido por la Arquidiócesis de Managua, la Iglesia católica informó que el cardenal Brenes manifestó “personalmente su cercanía, oración y apoyo a su obispo auxiliar, su excelencia monseñor Silvio José Báez, por los ataques mediáticos a su persona y ministerio episcopal”.

Al igual que el clero, organizaciones como Comité Pro Liberación de Presos y Presas Políticas, la Alianza Cívica, la Unidad Nacional Azul y Blanco, el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), así como personalidades destacadas de Nicaragua, entre ellos el Premio Cervantes Sergio Ramírez, mostraron públicamente su apoyo a Báez.

“Agradezco de corazón a quienes me han manifestado su cercanía y oraciones. Mi conciencia no me reprocha nada ante Dios. Con su fuerza continuaré en Nicaragua el ministerio que la Iglesia me ha confiado con la conciencia de que ‘la palabra de Dios no está encadenada’ (2 Tim: 2,9)”, escribió el obispo en sus redes sociales.

En julio pasado, Brenes había advertido de una persecución en contra de la Iglesia, luego de que miembros del Episcopado fueron agredidos físicamente por grupos oficialistas, y varias iglesias fueron profanadas incluso con disparos de agentes policiales.

“Creo en la Iglesia que es una santa, católica, apostólica y perseguida, porque vemos en Irak, está siendo perseguida, es parte de la Iglesia, siempre ha sido perseguida, nosotros no vamos a estar ajenos”, matizó el cardenal.

Días antes Ortega había mostrado inconformidad con el Episcopado, que en su calidad de mediador en el diálogo nacional, propuso un adelanto de las elecciones generales de 2021, para superar la crisis.

“Me dolió que los señores obispos tuvieran esa actitud de golpistas”, explicó Ortega el 19 de julio, durante la celebración del aniversario 39 de la revolución de Nicaragua.

La polémica se da en medio de la peor crisis en cuatro décadas, que ha dejado entre 325 y 528 muertos, según organizaciones humanitarias nacionales e internacionales, o 199 de acuerdo con las cifras del Gobierno.

La oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han responsabilizado al Gobierno de “más de 300 muertos”, así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual, entre otras violaciones a los Derechos Humanos.

Ortega ha mostrado su desacuerdo con las acusaciones y mantiene su posición de que enfrenta un intento de “golpe de Estado”.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, se iniciaron el 18 de abril por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, debido al saldo mortal en las manifestaciones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: