Capturan a sospechosos de asesinato en marcha contra Ortega en Nicaragua

Policía vigiló el sábado una marcha opositora contra Ortega en Managua, Nicaragua. EFE

Managua | EFE.-

La Policía Nacional de Nicaragua informó hoy de la captura de cuatro sospechosos de cometer un asesinato, el sábado pasado, durante una marcha contra el presidente Daniel Ortega, en el marco de la crisis sociopolítica que ha dejado entre 317 y 448 muertos desde abril.

Abdul Montoya, Rogelio Gámez, Noel Valdez y el estadounidense John Amort fueron presentados hoy por la Policía nicaragüense como supuestos autores del crimen contra Lenín Mendiola, integrante del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), en la ciudad de Matagalpa, donde ocurrió el asesinato.

El jefe de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), Luis Pérez, dio por “esclarecido” el caso, al afirmar que los sospechosos fueron los responsables del asesinato.

Los detenidos, llamados “terroristas” por las autoridades, supuestamente dispararon contra Mendiola cuando participaban en una protesta contra Ortega frente a la Alcaldía de Matagalpa, una ciudad ubicada al norte de Nicaragua.

La Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) brindó una versión diferente a la oficial, basada en que Mendiola era parte de la manifestación y que el disparo llegó desde la Alcaldía de Matagalpa, donde únicamente se encontraban miembros del FSLN.

Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde 1980, con Ortega también como presidente, y quien únicamente reconoce 195 fallecidos.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de Nicaragua de “asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias”, lo que el presidente Daniel Ortega ha negado.

La CIDH, ha advertido que Nicaragua vive una “tercera fase” de la represión gubernamental, “más ruda, más explícita y burocrática”, que es la “criminalización de manifestantes”, luego de la primera que consistió en agresiones a protestas callejeras, y la segunda, con ataques armados contra ciudades rebeldes, todas con saldos mortales.

Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde 1980, con Ortega también como presidente, quien reconoce 195 fallecidos.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el pasado 18 de abril pasado, por unas reformas de la seguridad social que finalmente fueron derogadas, pero que se convirtieron en un movimiento que pide su salida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: