Callejas, la negación del juego limpio en el fútbol de Honduras y la FIFA.

El expresidente de Honduras Rafael Callejas abandona la corte federal de Brooklyn, Nueva York, Estados Unidos, este 28 de marzo de 2016. EFE

El expresidente de Honduras Rafael Callejas abandona la corte federal de Brooklyn, Nueva York, Estados Unidos, este 28 de marzo de 2016. EFE

Por: Germán Reyes | Tegucigalpa | EFE.-

El expresidente de Honduras Rafael Callejas, quien además presidió durante doce años la Federación de Fútbol de su país (FENAFUTH), podría estar próximo a pagar con cárcel en Estados Unidos por no haber jugado limpio con el deporte de mayor afición en su país y el mundo.

Callejas, de 72 años, negó en diciembre de 2015 que hubiera incurrido en los delitos que le imputaban en Nueva York, ligados a un millonario escándalo descubierto en la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA).

Pero hoy, el exgobernante se declaró culpable de al menos dos de los cinco delitos que le imputaban ante el tribunal de Brooklyn, Nueva York, que lleva el escándalo de la FIFA, informó el Departamento de Justicia de Estados Unidos en un comunicado.

El juego limpio que debe prevalecer en cualquier deporte, a nivel de jugadores y directivos, Callejas no lo puso en práctica ni en la FIFA, ni en su país.

Dinero ligado al escándalo de la FIFA que Callejas recibió “fue utilizado para aportar fondos para las campañas preelectorales de los diputados de la Federación de Fútbol” de su país, “en los años 2006 y 2010”, según señala un comunicado leído hoy en Tegucigalpa por uno de dos abogados del exmandatario hondureño.

Con los mismos recursos “se contribuyó a que los diputados afines al licenciado Rafael Leonardo Callejas pudieran ser electos”, añade.

En varias ocasiones en Honduras trascendió que la reelección del directorio de la FENAFUTH durante la administración de Callejas no fue transparente y que pudo haber dinero de por medio para que el expresidente continuara al frente de la institución.

Callejas se ufanaba de su éxito como presidente de la FENAFUTH diciendo que más eficiente no podía ser si había logrado que Honduras clasificara a los mundiales de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, y que lo mismo se hizo con otras selecciones menores.

El comunicado leído en Tegucigalpa señala además que hoy se presentó el acuerdo entre Callejas y la Fiscalía de Nueva York de la “acusación original basada en cinco cargos: Conspiración para cometer fraude electrónico, Fraude electrónico, Conspiración para lavar activos y Rico (Act).

De los cinco cargos, Callejas se declaró culpable de Fraude electrónico y Rico Act, que implica al acusado con empresas y grupos delictivos, según lo que ha trascendido desde Nueva York.

La justicia de Estados Unidos acusa a Callejas de delitos de crimen organizado y conspiración para cometer fraude electrónico en relación con la recepción de sobornos a cambio de la adjudicación de los contratos de derechos comerciales y de transmisión de los partidos de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA.

Callejas, quien fue presidente de Honduras de 1990 a 1994, afronta una pena máxima de 20 años de prisión por cada cargo que se le imputa, además de admitir su culpabilidad, acordó con el juez Robert Levy, que lleva el caso, entregar 650.000 dólares como restitución del dinero que recibió.

Según la acusación, Callejas negoció y aceptó sobornos por valor de “cientos de miles de dólares”, a cambio de ejercer su influencia como titular de la FENAFUTH para la adjudicación de contratos comerciales y de transmisión de los juegos de la selección hondureña a Media World, empresa de mercadotecnia deportiva de Florida (EEUU).

Como expresidente de Honduras y de la FENAFUTH, Callejas, quien en el decenio de los 80 del siglo pasado alcanzó altos niveles de popularidad entre los hondureños, principalmente en el gobernante Partido Nacional, bajo cuyo paraguas llegó al poder, tuvo un cierre salpicado por denuncias de corrupción.

En el Gobierno que presidió Carlos Roberto Reina (1994-1998), Callejas fue acusado por presuntos actos de corrupción, de los que se defendió durante más de 10 años en los tribunales de justicia, los que al final le otorgaron 17 cartas de libertad.

En diciembre de 2015, tras haber entregado en agosto la presidencia de la FENAFUTH a Alfredo Hawit, Callejas de nuevo fue salpicado por la corrupción, esta vez por la FIFA.

Antes que Callejas, su sucesor en la FENAFUTH, Alfredo Hawit, quien además era presidente de la Confederación Norte, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (CONCACAF), era capturado en Suiza por el mismo escándalo millonario de la FIFA.

Mientras Hawit cumple un arresto domiciliario en Miami, Callejas tiene libertad restringida en Nueva York, a la espera de lo que decida la justicia de EE.UU., país donde el expresidente y también exministro de Agricultura y Ganadería hondureño estudió economía agrícola.

De Estados Unidos Callejas también conoció en septiembre de 2006 la humillación de ser deportado desde Miami, donde el país del norte le suspendió la visa por “corrupción oficial pública”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: